Agresión en el pekinés

cara de pekinesEl Pekinés es considerado un perro faldero ya que fue criado como acompañante por la realeza china y británica. Aunque puede creerse un poco importante, un Pekinés nunca debe ser agresivo. Cualquier signo de agresión debe ser tratada como anormal y la causa investigada.

Temperamento. El Pekinés tiene un número de rasgos de personalidad que podrían convertirse en tendencias agresivas si no es debidamente entrenado. Un problema particular es el “síndrome del perro pequeño“, que puede ser causado por propietarios que tratan a sus Pekineses con demasiada indulgencia cuando se portan mal simplemente porque son muy lindos. Este perro también es un poco celoso lo que puede conducir a la agresión si no es mantenido en jaque por su propietario.

Problemas de salud. Cuando una mascota educada se vuelve agresiva, un dueño responsable buscará asesoramiento veterinario con la mayor brevedad: la agresión puede ser causada por enfermedades o lesiones. El Pekinés es propenso a la atrofia de retina progresiva que conduce a la ceguera. Si tu perro tiene dificultades para ver, la agresión puede estar ligada a esto. Cuando un perro empieza a perder la vista puede sobresaltarse cuando lo acaricias o tocas. En algunos casos, la primera reacción por el susto es morder. Por otro lado si tu Pekinés sufre de dolor de espalda puede ser agresivo cuando intentas cargarlo.

Agresividad. Para ser un perro pequeño, el Pekinés es extraordinariamente valiente. Es feliz al hacerle frente a alguien o algo que percibe como una amenaza para su casa. En algunos casos pueden pasar de ser valientes y audaces hasta convertirse en agresivos, especialmente con otros perros. Inspecciona que está pasando alrededor de tu mascota para que puedas determinar la causa de su agresión. Si es agresivo sólo cuando vienen amigos de cuatro patas, es probable que necesite más socialización con otros perros.

Frenar la agresión. Para solucionar la agresión debes identificar la causa; una vez que el veterinario haya descartado un posible problema de salud debes controlar su comportamiento para detectar patrones en su agresividad. Puede ser el timbre, alguna persona en particular, un perro o la aspiradora, pero algo está haciendo que tu mascota actúe de esa manera. Utiliza un refuerzo positivo para fomentar el comportamiento deseable y la distracción para detener el comportamiento no deseado antes de que lo desarrolle. Cuando tu Pekinés actúe pasiva y tranquilamente en presencia de los estímulos de la agresión debes alabarlo y darle una golosina. Esta raza ama el afecto, así que úsalo como refuerzo positivo. Si crees que tu perro va a actuar agresivamente, utiliza la distracción para alterar su patrón de comportamiento. Una vez que esté tranquilo, debes darle el refuerzo positivo.

libro

¿Te diviertes con tu perro? ... descarga gratuitamente nuestro ebook: "20 trucos para perros" y multiplica esa diverción por veinte.

¿Qué estás esperando?... ¡ES GRATIS!

Esta entrada fue publicada en De la raza, Socialización y agresión. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.