Cómo corregir el mal comportamiento en los perros

Un perro mal adiestrado puede avergonzar a su dueño y ofender a otras personas e incluso hacer que se sientan amenazados. Para criar a un perro con buen comportamiento hay que inscribirlo al menos en una clase de obediencia a una edad temprana. Aquí hay algunos consejos sobre cómo manejar los problemas comunes del perro.

entrenamientoInstrucciones

Deje de mendigar. Esto se deriva del instinto natural, la socialización inadecuada, el aburrimiento o el deseo por tu atención. Para detenerlo, alimenta tu perro en un horario regular sin picar entre comidas. Nunca alimentes al perro de la mesa de la cena e ignorarlo mientras está pidiendo.

Evitar o impedir que muerdan. Los perros muerden porque les están saliendo los dientes, se sienten amenazados, están heridos, han sido abusados ó a veces, si están en celo. Proporcionar un montón de objetos masticables puede ser una opción. Si un cachorro pellizca o muerde, utilice una lata o una botella llena de monedas o piedras como una coctelera y agítala hacia él mientras le dices “no” con firmeza. El movimiento y el sonido puede que le asuste. Los perros que sufren lesiones deben llevar bozal hasta que hayan sanado para evitar que se muerdan o muerdan a otros en actitud defensiva.

Impídele a tu perro que persiga autos. A menudo, esta es la forma que tiene un perro de proteger su territorio, otras veces, puede significar simplemente que los coches no le gustan. Mantener al perro en un patio seguro desde el cual la calle no sea accesible. En las caminatas, ponerle la correa y tirar firmemente si intenta caerle detrás a un coche. Elógialo cuando se resiste a perseguir autos. Es bueno ejercitarlo regularmente para que se deshaga de la energía acumulada.

Masticar. Este es también un elemento del proceso natural de dentición en los cachorros. También surge por el aburrimiento, ansiedad por separación, la desnutrición, la falta de ejercicio y tormentas eléctricas. Darle objetos masticables como una alternativa sobre todo a los cachorros. Se recomienda que los perros mayores tengan una buena variedad de objetos masticables que desvíen su instinto natural hacia estos.  Compra un Spray de manzana amarga (disponible en tiendas de mascotas) sobre los puntos que al perro le gusta masticar y donde no deseas que lo haga. Los remedios caseros incluyen la salsa de ají picante, el vinagre y la mostaza caliente, así como alumbre mezclado con agua. Decir “no” y utilizar el movimiento de la lata si coge al perro en el acto. Ejercitar al perro todos los días. Consulta a un veterinario si hay un problema de alimentación o si el perro tiene un problema durante las tormentas.

No permitas a tu perro revolver la basura. Esto puede ser por hambre, aburrimiento o un olor fuerte. Guarda la basura en un área inaccesible y con el uso de una tapa hermética. Prueba con Spray de manzana amarga en el bote de basura o algunos de los remedios caseros antes mencionados si persiste su costumbre. Una vez que el perro sabe que movimiento significa “no”, se puede colocar en la parte superior de la basura como una señal de advertencia.

Evita los agujeros en el césped para impedir que el perro cave en ellos. Los perros suelen cavar como un instinto natural de refugio, también lo hacen para escapar del patio, del aburrimiento, ansiedad de separación, buscando bichos y alimañas o por encontrar un poco de terreno para refrescarse cuando hace calor. Hay que desalentarlo desde el principio porque es uno de los hábitos más difíciles de romper, sobre todo en Terriers. Proporcionar juguetes en su ausencia. Si hace calor, poner una piscina para niños en el patio. Ejercitar al perro todos los días. Si no se puede detener, confinarlo a una zona de césped donde la excavación sea aceptable.

No permitas que tu perro coma sus (o de otros) heces. Esto lo hacen a causa de la desnutrición, el estrés, el aburrimiento o las malas condiciones higiénicas. Limpia las heces tan pronto como el perro las ha eliminado, aliméntalo con comida para perros especial disponible a través de los veterinarios que hace que no deseen las heces. Hacer ejercicio y jugar con él todos los días para aliviar el estrés y el aburrimiento. Mantenerlo con una correa durante los paseos y usar la lata de movimiento si es necesario en su adiestramiento.

Silenciar los ladridos excesivos. Junto a otras costumbres desagradables, la agresión territorial y la frustración pueden ser las culpables de esta tendencia desagradable. Ejercitarlo bastante, entrenarlo para que conozca los límites del patio y reducir el área territorial pueden ayudar con esta costumbre y es una buena práctica en su adiestramiento.

No permitas que tu perro pelee con otros perros. Inscríbelo en los cursos de obediencia. Mantén a tu perro con una correa durante el paseo. Hala la correa de un tirón y diga “no” con firmeza si gruñe a otro perro. Nunca trates de romper una pelea de perros con tus manos, utiliza una manguera para regarlos, lanza una chaqueta sobre ellos o trata de distraerlos con ruidos fuertes.

Impídele saltar sobre la gente y desalienta la práctica a una edad temprana con la palabra “no”. Ignóralo y evita el contacto visual cuando salte sobre ti  para desalentar tal comportamiento. Dile al perro “siéntate” y prémialo con afecto cuando obedezca. Es bueno ejercitarlo todos los días para reducir el exceso de energía.

This entry was posted in Preguntas frecuentes, Problemas comunes and tagged . Bookmark the permalink.