Cómo detener los ladridos excesivos de un perro

El ladrido es un comportamiento perfectamente normal y natural en los perros, pero eso no es una explicación suficiente para la mayoría de los vecinos enojados y familiares que tratan de descansar. Es injusto y poco realista esperar que los perros se queden mudos pero aquí hay algunos pasos para disminuirles el volumen de los ladridos.

perro-ladrandoInstrucciones

  • Tratar de determinar por qué ladra para eliminar la causa y aumentar las posibilidades de que deje de hacerlo.
  • Tener la golosina favorita de la mascota al alcance.
  • Alabar al perro por ladrar una vez que empieza diciéndole “Buen trabajo” y luego “¿Qué te pasa?”
  • Decirle: «Cállate».
  • Agitar la golosina delante de la nariz del perro. La mayoría se calmará al instante ya que se concentrarán en tratar de oler y lamer el agasajo en lugar de ladrar.
  • Continuar alabando a la mascota diciéndole que es un perro bueno para que esté tranquilo.
  • Dejar que el perro tenga la golosina después de estar 3 segundos en silencio.
  • Mostrarle otra golosina si se pone a ladrar de nuevo. Esta vez, se le dará después de 5 segundos de estar en silencio. Debe aprender que después de cada intervalo de tiempo que esté cayado será recompensado.
  • Regañar al perro cada vez que cometa un error. Si ladra aunque sea por un instante, como se estará agitando la golosina frente a su nariz, se le dirá ‘Cállate’ en voz alta y se le premiará inmediatamente después de que deje de ladrar.
  • Aumentar los intervalos de silencio en tiempo por 3 segundos cada vez: desde 3 segundos a 6 segundos, a 9 segundos y así sucesivamente. Es posible conseguir un par de minutos de tranquilidad durante la primera sesión, lo que significaría un progreso significativo en la reducción del hábito de ladrar del perro.

Consejos y advertencias

• Algunas razas tienden a ladrar más que otras. Sería bueno consultar con otros propietarios para saber si los hábitos de ladridos del perro son normales.

• Se necesita tiempo para llegar a eliminar el hábito de ladridos excesivos en un perro. Mantener la calma y ser paciente es esencial, al final él ladrará sólo cuando sea oportuno.

• Si se tienen dificultades para conseguir que el perro deje de ladrar, sería conveniente consultar con un veterinario capacitado en problemas de conducta.

Esta entrada fue publicada en Preguntas frecuentes, Problemas comunes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.