Cómo hacer comida casera para perros

Es posible que desees pasar de ese gran saco de alimento para perro y hacer comida casera, pero ten cuidado, necesitas planear una dieta balanceada con los nutrientes adecuados.

comida para perrosLa alimentación casera

Nuestros perros son miembros auténticos de nuestras familias. Para algunos, esto significa preparar comidas caseras, pero la comida casera no puede proporcionar una nutrición adecuada si no se tienen los conocimientos adecuados para prepararla.

La Dra. Jennifer Larsen, DVM, Ph.D., profesor asistente de nutrición clínica en el hospital Docente de Medicina Veterinaria de la Universidad de California William R. Pritchard, se ha pronunciado  acerca de las ventajas, desventajas y conceptos erróneos en el dietista personal de nuestros perros.

Control de Calidad

Muchos dueños de mascotas se están moviendo hacia la dieta hecha en casa, pues se sienten más confiados sabiendo que la comida que acaban de preparar va directamente a los animales. Con intoxicación por salmonella en alimentos para mascotas, aparecidas  en las noticias recientemente, sienten un poco de paz mental sabiendo que preparan la comida las mascotas a su cuidado.

“Para muchos propietarios, algunas cosas son realmente importantes, como el control de los ingredientes que su mascota come”, dijo Larsen, que alterna la alimentación de su propio perro con croquetas y comidas preparadas en casa. “Algunas personas no quieren usar conservantes, quieren utilizar alimentos orgánicos. Hay un montón de razones por las cuales los propietarios quieren hacer una dieta casera.” Sin embargo, al hacer su propia comida para perros, está renunciando a algunas regulaciones de protección. A pesar de (y como resultado de) los recientes brotes de salmonelosis causados por algunas prácticas de fabricación aisladas con comida para perros con fines comerciales, las necesidades de la industria de alimentos para mascotas nunca han sido más estrictos. Un cuerpo legislativo llamado Asociación de Oficiales Americanos de Control de Pienso  (AAFCO) esencialmente asegura que para que un alimento para perros se comercialice en los Estados Unidos, debe cumplir con ciertos requisitos de vitaminas, minerales y proteínas. AAFCO, obviamente, no regula la regulación de la comida que preparas en casa. “Depende de los valores y prioridades que el dueño de la mascota tenga”, dijo Larsen. “Cualquier persona interesada en el cuidado de un perro debe estar preparado financieramente, así como disponer del tiempo que exige y requiere una dieta casera. Le recomiendo trabajar con un nutricionista veterinario certificado para lograr buenos resultados. Hay recetas en libros y en Internet que no son balanceados.”

Lo que entra y por qué

Una dieta casera bien balanceada puede ser difícil de preparar, pero con esfuerzo se puede lograr y competir con las mejores comidas preparadas industrialmente.

“Cualquier persona interesada debe estar preparada económicamente así como el tiempo que exige una dieta casera adecuada. Le aconsejo trabajar con un nutricionista veterinario certificado para lograr buenos resultados.”Dr. Jennifer Larsen, MS, DVM, profesor asistente de nutrición clínica en la Escuela de la Universidad de Medicina Veterinaria de California Davis.

“Uno de los principales beneficios de una dieta comercial es la comodidad y consistencia”, dijo Larsen. “En mi opinión, uno de los principales beneficios de una dieta casera en el cuidado de un perro es la posibilidad de personalizarlo y esto es precisamente lo que marca la diferencia entre una y otra”.

Las fuentes de proteínas abundan (carne de res, cerdo, pollo, atún, huevo, cordero, incluso cangrejo) al igual que las fuentes de hidratos de carbono necesarios (cebada, arroz, pasta, patata), pero no es lo mucho que se prepara, si no cuáles son las necesidades específicas de tu perro lo que debes tenerse en cuenta para preparar una buena dita.

“Cuando estoy construyendo una dieta casera para los pacientes, decido la cantidad de calorías que quiero dar de comer a la mascota”, dijo Larsen. “Entonces decido qué proporción quiero de calorías, de grasas, proteínas e hidratos de carbono y trabajo con mis ingredientes para tratar de alcanzar esas metas.”

A la hora de preparar la comida para tu perro, debes pensar menos en el “¿qué?” preparas y más en “¿por qué?” lo preparas.

“Algunos carbohidratos como la quinua o avena contienen más grasa que otros carbohidratos como la cebada y el arroz”, dijo Larsen. “Lo importante es precisar cuáles son los objetivos de su dieta.” Una vez más, consulta a un nutricionista veterinario, que te puede asesorar sobre las necesidades nutricionales de tu mascota.”

Complementar la dieta

Lo que estás sirviendo a tu perro puede tener un poco de vitaminas y proteínas, pero muchas veces no es denso en minerales, ni en vitaminas y por lo tanto carece de los elementos esenciales que tu mascota necesita. Pocas personas que elaboran comida casera para sus perros tienen los medios para añadir yodo si es necesario o tiamina, por ejemplo, a la comida de su mascota.

“Muchas veces se trata de un problema de suplemento”, dijo Larsen. “Y la gente puede usar un suplemento inapropiado o puede estar usando una combinación incorrecta de los suplementos, por lo que estamos viendo una deficiencia de minerales o vitaminas.”
Tu perro tiene necesidades específicas, que van más allá de lo que puede conseguirse en una simple vitamina al día.

“Los perros requieren de 10 a 11 aminoácidos, dependiendo de la situación”, dijo Larsen. “Las dietas casera no son siempre adecuados en todos ellos, aunque muchos proporcionan proteínas y aminoácidos en cantidades que son mucho más altos de lo necesario. Las dietas para perros también deben tener la cantidad adecuada de grasas y ácidos grasos esenciales, además de 12 diferentes minerales y una docena de vitaminas diferentes”.

Si vas a alimentar a tu perro con comida hecha en casa, consulta con un nutricionista veterinario acerca de qué minerales incluir y cómo incorporarlos.

Evite estos alimentos

La mayoría de los dueños de perros conocen los peligros del chocolate, que es tóxico para su perro incluso en pequeñas cantidades. Pero hay otros alimentos aparentemente inofensivos, que puedes usar todos los días en tu propia dieta y que pueden suponer una amenaza para la salud de un perro. Por ejemplo: Las cebollas y el ajo comparten un compuesto que puede causar la destrucción de las células rojas de la sangre en los caninos.

“Hay mucha gente que hace alimento para sus mascotas con ajo “, dijo Larsen, “y aunque parecen tolerarlo bien, también he oído informes de perros que se alimentan de pequeñas cantidades y tienen problemas, por lo que no son cosas que yo recomendaría. ”

También hay que evitar las uvas y las pasas. Son elementos básicos de una dieta humana sana, pero están demostrando cada vez más que son alimentos que nunca se debe dar a un perro a su cuidado. “Nos hemos dado cuenta, en los últimos cinco u ocho años, que hay algún tipo de lesión renal aguda que se produce cuando algunos perros se comen las uvas y las pasas”, dijo Larsen. “No parece ser una condición asociada a un hábito dosis-dependiente o asociado con una toxina fúngica o química, pero no como no sabemos con certeza que es, sólo recomendamos evitarlos”.

Esta entrada fue publicada en Comidas y golosinas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.