Cómo tratar un perro sobrecalentado

Los perros no pueden tolerar el calor en exceso. Su piel cubre todo el cuerpo y les impide la sudoración. La mayor superficie no cubierta de piel son sus patas, lo que explica las huellas húmedas que se pueden encontrar en la acera en los días calurosos de verano. Debido a que el perro suda muy poco es importante que se conozcan los síntomas de agotamiento por calor y golpe de calor así como la forma de tratarlo si se presentan. Es importante saber qué hacer en estos casos. Un perro con  sobrecalentamiento debe ser tratado inmediatamente.

sobrecalentamiento en perrosInstrucciones

• Retirar el perro del lugar en que está de inmediato ante la sospecha de agotamiento por calor. Ponerlo en la sombra, en un cocheo en el interior de una casa con aire acondicionado.

• Utilizar un paño mojado para humedecer la cara del perro y las patas. Esto permitirá que se evapore el agua y se disipe el calor. Darle agua fresca para beber.

• Sumergir el perro en agua fría mojando su pelaje tan rápido como se pueda.

• Usar un termómetro rectal bien lubricado para comprobar la temperatura de la mascota cada cinco minutos. Cuando el termómetro indique una temperatura de 103 grados Fahrenheit o menos, ya estará fuera de peligro y podrá moverse con seguridad.

• Permitir que el perro se sacuda el exceso de agua y luego dejar que el pelaje se seque naturalmente.

• Llevarlo al veterinario para su posterior tratamiento, incluso si se piensa que ha resuelto el problema. Una complicación por calor extremo incluye daño cerebral.

Consejos y advertencias            

  • Retirar inmediatamente el perro de la zona caliente si aparece alguno de los síntomas de agotamiento por calor o golpe de calor. Si se encuentra en un lugar donde la luz solar le llega directamente, debe llevarse a la sombra o un interior.
  • Darle agua o una solución de electrolitos formulada para niños si está dispuesto a tomarla, si no quiere beberla no se le debe obligar.
  • Nunca se debe dejar un perro en un coche cuando está caluroso o incluso cuando fuera de este hay calor. En muchos lugares existen sanciones por hacerlo y, si bien el daño al perro puede ser devastador, la carga financiera por tener que pagar una multa por abandonar a un perro en un coche en un día caluroso, incluso con las ventanas abiertas, se sumará a los problemas. El interior de un coche puede alcanzar hasta 102 grados Fahrenheit en 10 minutos cuando es 85 grados fuera, incluso con las ventanillas abajo.
  • Si el perro está en peligro de sobrecalentamiento debe ser chequeado con frecuencia. Cinco minutos pueden significar la diferencia entre la vida y la muerte.
  • Considerar la compra de un ventilador de caja si se utiliza una jaula plástica de estilo aerolínea. Dejar siempre una botella llena de agua o un recipiente colgado de una puerta de la jaula.
  • Asegurarse de que la jaula donde se transporta la mascota tiene un flujo de aire adecuado alrededor de ella. El aire caliente estancado puede convertir la jaula del perro en un horno y causar síntomas de agotamiento por calor.
  • Prestar atención a la velocidad con que el perro jadea. Debido a que no hay manera de reducir su temperatura interna eficientemente por el sudor deben jadear para refrescarse. Cuanto más calor tenga en el cuerpo más rápido será el jadeo.
  • A medida que el agotamiento por calor se establece, el interior de las orejas del perro se enrojecen y comienzan las náuseas, los vómitos y la diarrea. Es importante conocer los signos de problemas relacionados al calor.
  • El primer golpe de calor puede llegar a ser evidente cuando el perro se ve desorientado, confundido, o letárgico, puede comenzar a babear excesivamente, al mismo tiempo se niega a beber y la saliva comienza a volverse pegajosa.
  • Si el sobrecalentamiento persiste el perro puede alcanzar una temperatura de 105 grados Fahrenheit y tener sangrado rectal, pérdida de conciencia, coma o incluso la muerte.
  • Una vez que se haya llegado al veterinario se le administrarán líquidos por vía intravenosa y, si es necesario, oxígeno. Es posible que deba pasar la noche en la clínica en observación.
  • Evitar el uso de agua fría o agua con hielo para reducir la temperatura del perro cuando esté muy elevada. De acuerdo con PetEducation.com, “el uso de agua muy fría en realidad puede ser erróneo. El enfriamiento muy rápido y, sobre todo permitir que la temperatura corporal baje demasiado rápido puede causar otras enfermedades potencialmente mortales”.
  • Ser consciente de las superficies en las cuales el perro está caminando. El asfalto negro, por ejemplo, o de madera (como en paseos marítimos o pilares) se calientan rápidamente con el sol fuerte y puede causar quemaduras dolorosas en las patas de un perro en un momento en que su cuerpo está en función de expulsar el calor corporal.
libro

¿Te diviertes con tu perro? ... descarga gratuitamente nuestro ebook: "20 trucos para perros" y multiplica esa diverción por veinte.

¿Qué estás esperando?... ¡ES GRATIS!

Esta entrada fue publicada en Preguntas frecuentes, Seguridad, emergencias y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.