Comportamiento del bulldog americano

bulldog americanoUn bulldog americano es mucho más animado y atlético que su homólogo inglés, el cual adora dormitar todo el día. Esta mascota musculosa es mucho más cariñosa de lo que su apariencia sugiere, pero prepárate para trabajar duro su quieres evitar problemas de conducta.

Temperamento. En general, el bulldog americano es leal, valiente y confiable. Goza de buena reputación por sus hazañas heroicas para proteger a sus propietarios. Se socializa bien con otras personas, aunque puede mostrar agresión hacia otros perros. Es un animal que necesita gran estimulación física y mental mediante caminatas, entrenamiento y la reproducción, de lo contrario puede llegar a ser más difícil de manejar.

Comportamiento agresivo. Un bulldog americano adulto pesa alrededor de 100 libras, por lo que si muestra signos de agresión es necesario cortar ese comportamiento de raíz rápidamente. Él no nace agresivo, pero si siente miedo o no es bien tratado, puede llegar a ser un cachorro con más probabilidades de mostrar agresividad en el futuro. Su proceso de entrenamiento y socialización debe comenzar a las seis semanas, mientras que  todavía está con su madre y hermanos. Cuando es llevado a una casa, siempre se debe evitar el uso de la disciplina dura, por ejemplo, gritarle puede crear una actitud agresiva en él. A partir de las 14 semanas se debe empezar a socializarlo con otras personas y otros perros para eliminar cualquier miedo a los extraños. Si sientes que tu cachorro bulldog  está desarrollando tendencias agresivas, ponte en contacto con un entrenador de perros especializado para recibir asesoramiento y clases.

La obediencia y los ladridos. Un bulldog americano necesita indudablemente de un buen entrenamiento, pero hay algunas cosas importantes que debes recordar. A este perro le gusta la consistencia, la firmeza y la seguridad. Es muy importante no hablar con debilidad cuando se le dan órdenes, ni olvidar usar las palabras exactas que ya le ha enseñado para obedecer. Quizás no reaccione mal, pero puede olvidar todo lo que le has enseñado y volver al comportamiento pre-entrenamiento. También es necesario asegurarse de que cuando lo hayas entrenado bajo ciertas palabras de comando, las demás personas alrededor utilicen exactamente las mismas palabras. Por otra parte, casi todos los perros ladran, pero a este en particular le gusta expresarse de esta manera por todo tipo de razones. Nunca vas a conseguir que se detenga por completo, pero si crees que ladra en exceso, busca la ayuda de un entrenador para enseñarle a ladrar solo cuando realmente sea necesario, por ejemplo para avisar una amenaza real.

This entry was posted in Comportamiento, De la raza. Bookmark the permalink.