Cuando el cachorro tiene de 13 a 18 meses: ¿Qué esperar?

Tu perro ha pasado su primer cumpleaños, pero el aprendizaje no se detiene para ninguno de los dos. Encontrarás que el cuidado de un pero adulto bien socializado es un poco más fácil que perseguir a un cachorro frenético, pero aún hay trabajo por hacer. Aunque la mayoría de los problemas de comportamiento de la mascota se abordaron probablemente durante el primer año, algunos nuevos como la ansiedad por separación, saltar o excavar podría surgir si bien algunos de los viejos resurgen. Ya que le has cambiado el alimento podrías encontrar que necesitas hacer ajustes en función del peso y la salud en general.

Aquí están algunas cosas que debes estar pensando en el segundo año del cachorro:

Primer examen físico anual del perrito. Incluso si el veterinario no recomienda la vacunación anual, es importante hacer de esto un hábito para ver si hay inflamaciones, alergias o algo irregular. Se trata de un examen a fondo y se debe sentir que el veterinario se está tomando su tiempo con él. Trae tu lista de preguntas y preocupaciones y asegúrate de que sean atendidas.

Determina si tu perro está asimilando bien la alimentación para perros adultos. ¿Tu cachorro devora la comida de un golpe o la huele y no la come? ¿Has notado efectos positivos o negativos desde el cambio de alimento? Este cambio puede parecer simple, pero puede causar estragos en todos los sentidos, desde el funcionamiento del estómago hasta de tu paciencia a la hora de la comida.

Caminatas largas y cortas con tu cachorro. La introducción de un cachorro para a ir de excursión es una alegría para todos. A estas alturas debes estar preparado para algunas rutas y paseos largos y cortos que poco a poco pueden alargarse más. Las largas caminatas benefician a tu cachorro y a ti también, fortaleciéndole a él los músculos de las piernas, los pulmones y el corazón. Un cachorro bien ejercitado está más alerta y aprende los comandos de entrenamiento con más facilidad, incluso puede darle un impulso a su estado de ánimo.

Tratamiento ante el desacato del adiestramiento dentro de la casa. Al igual que tu mascota adulta puede llegar a tener problemas de comportamiento de cuando era joven, de repente puede parecer olvidarse de su entrenamiento en el hogar en esta edad. En realidad un perro no se olvida realmente de su formación, los cambios en el medio ambiente son más propensos a causarlos. Si no te tomas el tiempo para determinar qué ha cambiado y que ha causado este problema, más tarde volverán a surgir.

Cómo prevenir el ParvovirusEl Parvovirus puede ser una amenaza para los cachorros de cualquier edad, pero, debido a que tu cachorro está fuera y ahora está alrededor y en contacto con otros perros, puede ser especialmente peligroso en esta edad, ya que se transmite por contacto con heces caninas. Por suerte, casi nunca se produce después de los 14 meses por lo que el tiempo para la preocupación es corto.

Tener seguridad cuando vayas en patines o en bicicleta con tu perrito. Ahora que tu cachorro tiene coordinación y los huesos y las articulaciones se le desarrollaron, es un buen momento para probar un poco de ejercicio creativo con él. Correr, patinar y andar en bicicleta ofrecen una oportunidad de hacer algo emocionante para ti y la oportunidad de enseñarle habilidades nuevas al cachorro.

Revisión de la vista de tu cachorro. Ahora es un buen momento para revisar la visión del cachorro. A esta edad, la visión a color de un perro debe ser completa, así como su capacidad para ver los detalles. Los signos de un cachorro cuya visión no es óptima incluyen el no reconocimiento de sus familiares cuando entran en una habitación, tropezar con los muebles, incapacidad de atrapar y ladrar a los objetos inanimados.

Entrenamiento de agilidad. ¿Salta tu perrito sobre troncos y papeleras de reciclaje con facilidad? ¿Esquiva los juguetes de los niños en el suelo con rapidez majestuosa? Entonces es un buen momento para darle entrenamiento de agilidad. La mayoría de las instalaciones no aceptan perros menores de un año debido a que no coordinan bien y no han desarrollado lo suficiente. Los perros de esta edad tienen al menos un 90% de coordinación y desarrollo de un perro adulto, por lo que la agilidad es una buena opción para que haga ejercicio y aprenda nuevos comandos.

Acicalamiento de tu perro. Dado que los cachorros comienzan a derramar pelo alrededor de los 11 los meses y siguen apareciéndole pelos hasta alrededor de los 15 meses, es un buen momento para mirar las disímiles opciones de preparación. Tener un perro bien cuidado con un horario regular ofrece muchos beneficios, incluso si haces uso de un peluquero, debes tener tu propio tiempo para realizar el aseo semanal y así asegurar la salud de la piel y el pelaje de tu cachorro. La frecuencia con que debes realizar la preparación completa va a depender del pelaje de la mascota.

Evitar las peleas de perros. Cualquier raza puede entrar en una pelea de perros, incluso un afable Maltés. Las peleas de perros fuera del ring por lo general implican un argumento territorial, pueden ocurrir en el parque para perros, entre los perros en una misma casa o en realidad en cualquier lugar donde se encuentra con otro perro. Hay muchos signos de que un cachorro va a luchar antes de que suceda. Conocer y estar pendiente de estas señales pueden ayudarte a evitar una pelea.

Prevenir el progreso de enfermedades subyacentes. Si tu cachorro tiene repentinamente un cambio de comportamiento, es posible que sea un signo de una enfermedad subyacente. Hay varios signos de comportamiento que pueden ser porque una enfermedad o afección subyacente puede estar presente, y conociendo esto puedes decidir si es el momento para hacerle una visita al veterinario. Esto puede ayudarte a saber qué es “normal” en el comportamiento de un cachorro de esta edad.

Tiene tu cachorro tendencia a ladrarle a todo. ¿Tu cachorro actúa como si fuera un perro de guardia en un palacio? ¿Ladra ante sonidos que ni siquiera puedes oír? Los perros ladran a las cosas por varias razones, incluyendo la percepción de una amenaza, un signo de aburrimiento o una llamada de atención. El ladrido es también una forma de comunicación entre los perros.

Lidiar con la ansiedad por separación. La ansiedad por separación pone a tu cachorro cada vez más temeroso o nervioso cuando no estás allí. Aunque se observa con mayor frecuencia en los cachorros que no fueron socializados correctamente desde el principio, incluso los bien adaptados pueden sufrir de ansiedad de separación en esta edad y de repente puede aparecer después de meses de no tener ningún problema.

Jugar de la manera correcta con el perrito. El juego es tan importante como el entrenamiento de tu cachorro. El juego ayuda a un cachorro con sus habilidades sociales (muchas habilidades tempranas son desarrollados por jugar con los compañeros de camada). Es una manera de modelar la vida real, ayudar a que aprenda a seguir instrucciones, utilizar la energía excesiva y divertirse. El jugar con tu perrito también ayuda a entender y comunicarte mejor con él.

Encontrar trabajo para tu cachorro. La mayoría de las razas fueron criadas para un determinado trabajo purgando a las aves, la vigilancia de bienes, tirando de un trineo, pastoreando ovejas, avistamiento o seguimiento de presas y la mayoría de los perros de hoy en día, ya sea de raza pura o mixta, se sienten atraídos por ese deseo. Cuando un perro usa sus instintos y habilidades para lograr algo, es en verdad un espectáculo hermoso y, además de los elogios que recibe de ti, un perro de trabajo es más tranquilo, más alerta y menos propenso a involucrarse en conductas destructivas. Si se tiene en cuenta la raza del perro o de la mezcla y se aprende para lo que fueron criados, es fácil encontrarle un pasatiempo adecuado.

Hacerle una prueba de audición al cachorro. Cuando llamas al cachorro por su nombre y no responde, automáticamente piensas “me está ignorando, maldita sea”. Bueno, eso es ciertamente una posibilidad, pero también considera que la audición de tu mascota puede estar afectada. Debido a que la audición ahora está completamente desarrollada, es un buen momento para examinarla. Si piensas que puede tener problemas auditivos, hay pruebas que el veterinario y tú pueden hacer para obtener mayor información.

Tu cachorro tiene sobrepeso. Los perros con sobrepeso a menudo sufren de muchas enfermedades como la artritis, la diabetes, el corazón y dificultad para respirar, además de tener mucho más riesgo de morir durante una cirugía. Esta es una buena edad para determinar si tu perro tiene sobrepeso, probablemente sea porque ha estado comiendo el mismo alimento durante un tiempo y su rutina de ejercicios puede o no ser suficiente.

Impídale a tu cachorro que robe cosas. Los cachorros de esta edad son muy traviesos. La buena noticia es que incluso cuando roban algo, por lo general lo dejan intacto, el objetivo es tomar el objeto y no destruirlo.

Ganarse su Certificado de buenos ciudadanos canino. Si su cachorro se ha ido todo el camino a través de las clases de obediencia básica, usted puede preguntarse qué nuevos desafíos pueden probar. Obtener un certificado de buenos ciudadanos ofrece nuevas y emocionantes comandos y lecciones y le da a su cachorro la oportunidad de trabajar en empleos tales como ser un perro de terapia. El AKC determina los criterios para un certificado CGC y el objetivo es premiar a los perros que tienen buenos modales en la casa y en la comunidad.

La primera limpieza dental del cachorro. Más de la mitad de los perros tienen acumulación de sarro en el primer año de edad, por lo que es un buen momento para introducirlo en el proceso de limpieza y convertirlo en algo rutinario. La limpieza dental previene la acumulación de sarro, ayuda a asegurar que las encías estén sanas, revela los dientes flojos y cualquier otro problema y mejora la respiración.

Examinar al cachorro para determinar si tiene tumores benignos o malignos. Pensamos en los quistes como algo que aparece en los perros viejos, pero los cachorros también pueden tenerlos. Los tumores se clasifican en dos tamaños: pequeñas (pápulas) y mayores protuberancias (nódulos). También hay una clasificación sencilla de los grumos o quistes como benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos), por lo que empezar a comprobar inmediatamente la aparición de estos ayudará a corregir el problema desde el principio.

Impide que tu perro te lama. El lamido a menudo comienza con el baboseo ocasional de la mano, pero este hábito aparentemente inofensivo puede convertirse en un hábito crónico. Hay varias razones por las cuales los cachorros de esta edad lo hacen. Tu cachorro puede estar lamiéndote como una señal de afecto o de dominio o puede estar imitando un comportamiento salvaje.

Si el cachorro está durmiendo demasiado. A esta edad los cachorros deben dormir casi la misma cantidad de tiempo que los perros adultos que es de aproximadamente 14 horas al día. La cantidad correcta de sueño para los perros es tan importante como lo es para los seres humanos. Si estás en casa todo el día, es muy fácil que puedas ver lo mucho que el cachorro está durmiendo, si no es así, hay algunos signos que debes buscar.

Dejar al cachorro solo por un tiempo prolongado. Poner al cachorro en una caja o corral es lo ideal, pero hay dueños a los que no les gusta este método. Si dejas a tu cachorro fuera cuando sales, selecciona un área donde pueda estar seguro y libre de tentaciones tales como zapatos y comida para gatos, ya que esto lo hace menos proclive a tener un accidente. Haz una revisión para asegurarte de que el tiempo que pasará lugar seleccionado será óptimo.

Cuidar de los juguetes del cachorro. Lo mejor es establecer un horario para la limpieza de los juguetes en vez de esperar a que se vean muy desagradables al tacto. Límpialos una vez por semana y considera rotarlos para que sólo tengas que limpiar la mitad cada vez. Nunca rocíes los juguetes con desinfectantes de manos porque pueden ser perjudiciales para los perros. Para evitar el crecimiento bacteriano en los juguetes, límpialos bien y con frecuencia.

Lidiar con un comedor meticuloso. Hay una diferencia entre un melindroso con la comida y un comedor meticuloso. Un melindroso con la comida sólo de vez en cuando se niega a comer y puede ser fácilmente tentado con una rebanada de queso añadido a su plato, mientras que uno meticuloso, que es lo que tratamos aquí, ha decidido renunciar a la comida para perro por siempre. Lo primero es descartar cualquier problema de salud cuando un perro tiene cualquier cambio de comportamiento, pero si el veterinario le da el visto bueno, hay varias maneras de hacerlo comer sin afectarle el estómago.

Impídele a tu cachorro que se aparee con las piernas. Es bastante embarazoso si tienes invitados y vas a la cocina por bebidas y al volver encuentras que tu cachorro va a ello en la pierna de tu huésped. Este es un tema que incluso los dueños de perros experimentados dudan en discutir tal vez porque puede parecer un hábito difícil de romper. A medida que tu cachorro se acerca a su segundo año, lo más probable es que comience con objetos y personas.

libro

¿Te diviertes con tu perro? ... descarga gratuitamente nuestro ebook: "20 trucos para perros" y multiplica esa diverción por veinte.

¿Qué estás esperando?... ¡ES GRATIS!

Esta entrada fue publicada en Etapas de crecimiento. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.