Labrador retriever negro

labrador negroCon la formación adecuada un Labrador retriever negro traerá de vuelta un pájaro caído tan bien como si fuera una pelota de tenis. Participar en un concurso de comida probablemente no sea una buena idea, sin embargo en una de natación brillará como la estrella que es.

Personalidad. A diferencia de algunas razas que tienen una personalidad distante y no les  preocupa que los extraños que se acercan a ellos como a los Pastores alemanes, los Labradores negros son más propensos a correr hasta esa persona con su lengua fuera meneando la cola. Puede ser que al principio emita unos ladridos pero no son una raza ideal para la protección. Al elegir un Labrador negro no sólo tendrás un perro despreocupado y feliz en tus manos sino que también tendrás uno inteligente. Con adiestramiento esta es una de las razas caninas más dependientes, obedientes y talentosas que existen. Debido a su gran inteligencia, los Labradores negros aprenden comandos con un menor número de repeticiones que muchas otras razas.

Activo. Si necesitas motivación para hacer ejercicio, un Labrador negro te la dará. No sólo odian estar en la casa todo el día sino que en ocasiones actúan y se encuentran en problemas si no tienen alguna forma de liberar su energía. Sin caminatas diarias o unas pocas a la semana en un patio grande, los cojines del sofá pueden convertirse en víctimas de un Labrador aburrido.

Apariencia física. Oscuros como un cielo sin estrellas, los Labradores negros por lo general maduran cuando tienen alrededor de 2 pies de altura y pesan entre 55 y 75 libras. Las hembras suelen ser más ligeras y pequeñas. Su pelaje aunque es corto necesita de una preparación frecuente para evitar el derrame excesivo en el suelo. Tienen cabezas grandes que se corresponden con sus cuerpos gruesos. Sus patas palmeadas los convierten en buenos nadadores naturales y si ves sólo la cola de un Labrador en el agua, podrías pensar que estás viendo una nutria. El color de los Labradores está determinado por los genes; debido a que el gen negro es dominante es el color más común en la raza.

Salud. La displasia de cadera y de codo así como la atrofia progresiva de la retina, encabezan la lista de problemas de salud de los Labradores negros. A menos que lleves a casa un Labrador adulto, no vas a ver los problemas que tiene tu mascota hasta que tenga por lo menos 3 o 4 años de edad en la mayoría de los casos. Tanto la displasia de cadera como la de codo le hacen extremadamente difícil la realización de los movimientos y los individuos afectados a menudo requieren cirugía. La atrofia progresiva de retina a la larga conduce a la ceguera y en ocasiones sólo en unos pocos meses después de que aparecen los síntomas. Llevar a casa un Labrador negro de un criador de renombre reduce el riesgo de los problemas de salud mencionados anteriormente pero no los elimina. Una de las preocupaciones que tienes en tus manos es la obesidad. A esta raza no le importa lo que los demás perros puedan pensar y comerán hasta que se sientan satisfechos. Proporciónale el mínimo de golosinas dándoselas sobre todo durante el entrenamiento y aliméntalo con la cantidad de comida que el fabricante indica para que puedas mantener a tu mascota con un peso apropiado.

This entry was posted in De la raza. Bookmark the permalink.