Los rayos X revelan las cosas más extrañas que los perros han comido

Algunos perros se comen casi cualquier cosa. Cuando mi perro Jake tenía seis meses de edad, se tragó casi todo lo que pudo conseguir:

Llaves, maquinilla de afeitar de las mujeres, piedras. Afortunadamente fuimos capaces de controlar su hábito de metales pesados antes de que se metiera en serios problemas. Así que cuando la gente me envía un mensaje sobre lo que las radiografías muestran de las cosas realmente extrañas que sus perros se han comido, me remontan al pasado.

A continuación compartiré algunas de esas historias:

Ozzie, un perro Inglés, estaba en una pelea con otro perro por un patito de goma. Como solución  encontró el escondite perfecto para ello. No se preocupen, estuvo bien después de una cirugía rápida.

Oscar, un Shih-Tzu, devoró una caballa que se encontró en una caminata. El gancho se alojó en su garganta. Al veterinario le costó una hora extraerla.

Dixie se apoderó de un huevo de chocolate e hizo con él un trabajo rápido. Por desgracia, junto con el chocolate, se tragó la figurita Homer Simpson que estaba dentro del huevo. Ella está bien después de la cirugía.

Apachee, un husky, había vivido 10 años sin tener un encontronazo con un tenedor. Pero un día se robó uno del fregadero de la cocina, y escapó por la escotilla. El tenedor le hirió una vena en el pecho,  lo que dio lugar a la necesidad de varias cirugías y transfusiones de sangre. Milagrosamente, Apachee vivió para contar la historia.

Alfie dejó de comer y beber, cuando le hicieron unos rayos X, estos revelaron que se trataba de un caso claro de perro-come-perro. (O perro come-perro-plástico-de-una-casa de muñecas.) Se recuperó rápidamente después de una cirugía para extirpar a su “mini-yo”.

This entry was posted in Venenos y peligros. Bookmark the permalink.