Micción emocional en un Cocker spaniel

cocker spaniel (5)Si tu precioso Cocker spaniel tiene un hábito frustrante y desordenado de orinar en cualquier momento y en cualquier lugar siempre que está en una situación excitante, atemorizante o confusa, entonces hay una buena probabilidad de que se deba a factores emocionales. El Cocker spaniel tiene una predisposición a un comportamiento conocido como micción sumisa.

Sentimientos de sumisión. La micción sumisa es frecuente en los cachorros jóvenes, pero también ocurre en los perros maduros que tienen temperamentos particularmente dóciles. El Cocker spaniel a menudo tiene una conducta ansiosa y muy sensible, por eso es el principal candidato para este comportamiento. Si tu perro está en medio de una situación que lo pone nervioso o alterado, podría reaccionar adoptando patrones de sumisión, incluyendo la micción sumisa. Al hacer esto les está comunicando a los individuos que tiene alrededor que no tiene intención de tomar el control y que es plenamente consciente de que no es el jefe. La micción sumisa no es una señal de que necesita entrenamiento para que haga sus necesidades ya que esto sólo ocurre cuando los perros están en compañía de otros, ya sean humanos o caninos.

Escenarios comunes. Disímiles escenarios podrían ocasionar que un Cocker spaniel orine debido a intensos sentimientos de sumisión, miedo, ansiedad o incluso pura excitabilidad. Por ejemplo, tu mascota puede que no sea capaz de contener su entusiasmo durante una sesión de juego enérgico. Se sentirá nerviosa cuando se enfrenta a personas que nunca antes ha visto. Podría ser aterrorizada por sonidos ruidosos de construcción procedentes del exterior de la casa. Puede también sentirse atemorizada al escuchar un “No” firme cuando intenta saltar sobre un mueble en la sala.

Micción por manipulación emocional. Si tu perro es un cachorro joven, su micción emocional es probable que sea pasajera. De lo contrario es hora de tomar medidas para eliminar el problema y hacer que tu mascota sea un Cocker spaniel feliz, sano y equilibrado, en lugar de uno que está siempre nervioso. Esto puede incluir citas con un experto en comportamiento de animales domésticos para mantener un ambiente más estable y tranquilo en tu casa. Estar tranquilo ante situaciones “emocionantes” es también vital cuando estás cerca de un Cocker spaniel. Recuerda que nunca debes castigar a tu mascota por la micción sumisa. Esta raza es a menudo extremadamente delicada por naturaleza, por eso es tan importante manejar estas situaciones con cautela. Tu mascota no sólo lo hace sin malicia sino que tampoco sabe que lo hizo. El objetivo para el cuidado de los perros con la micción sumisa es ayudarles a relajarse. Además, debes llevar a tu mascota al veterinario para que puedas estar seguro de que no se debe a otra cosa, puede darse el caso en que la micción se deba a un problema diferente como una infección del tracto urinario.

Otras razas. El Cocker spaniel es vulnerable a la micción emocional, pero no es el único. Otras razas de perros que también experimentan con frecuencia este comportamiento son el Bichon frisé, el Pastor alemán, el Setter irlandés, el Poodle y el Golden retriever. No obstante, cualquier perro es potencialmente susceptible a este problema, independientemente de la raza. También debes tener en cuenta que el comportamiento es más frecuente en las hembras.

Esta entrada fue publicada en De la raza. Guarda el enlace permanente.