¿Qué pasa si un perro come alimento para gatos durante un largo tiempo?

comida para gatosAunque un poco del sabor de la comida de su gato no le hará daño a su perro, si está comiendo comida para gatos como su dieta principal durante un período largo de tiempo, esto puede crear algunos problemas de salud para él. Los perros y los gatos tienen diferentes necesidades nutricionales, y la comida para gatos no se equilibra adecuadamente para los cachorros.

Contenido de proteínas. Los gatos necesitan una dieta de proteínas superior a los perros, porque son carnívoros obligados, lo que significa que tienen que comer carne de origen animal. Los perros, por otra parte, son omnívoros y no necesitan tanta proteína como hacen los gatos, ni tampoco necesariamente la mayoría de sus proteínas deben ser de fuentes animales. Los alimentos comerciales para perros deben contener un mínimo de 18 por ciento de proteína, para satisfacer las necesidades nutricionales básicas de su cachorro. La comida para gatos contiene un mínimo de un 26 por ciento de proteína, 8 por ciento más que la comida para perros.

Calorías y alimentación. No sólo la comida para gatos contiene más proteínas que la comida para perros, sino que también contiene una mayor cantidad de grasa. La AAFCO recomienda un mínimo de 5 por ciento de grasa en los alimentos para perros, y 9 por ciento de grasa para los gatitos, según la FDA. Si bien esto puede no parecer una gran diferencia, las mayores cantidades de proteínas y grasas significan más calorías para su perro. Estos ricos alimentos pueden provocar que se convierta en obeso si se consume durante un largo periodo de tiempo. Además, dado que el sistema de su cachorro no fue diseñado para digerir los alimentos grasos, puede causar malestar estomacal, vómitos y diarrea a su amigo peludo, de acuerdo con los Asociados Veterinarios.

Nutrición inadecuada. Además, la comida para gatos contiene un equilibrio inadecuado de vitaminas y minerales para su perro, lo que lleva a deficiencias o excesos de estos ingredientes. Por ejemplo, la comida para gatos contiene menos de zinc y vitamina E que los alimentos para perros. La comida para gatos también contiene taurina, algo que el perro no necesita en su dieta. Estas diferencias nutricionales pueden afectar a la salud general de su perro durante un largo período de tiempo. Los perros también necesitan más carbohidratos que los gatos, y no obtienen la energía que necesitan sin estos ingredientes en sus alimentos. Su cachorro puede comer de una dieta que contiene casi un 50 por ciento de carbohidratos que le dan energía, mientras que un gatito otiene la mayor parte de su energía a partir de las  grasas.

Peligros de la mala alimentación. Las dietas altas en proteínas, incluidas en los alimentos para gatos, son apropiadas para, los perros activos o cachorros en crecimiento, pero no para los perros viejos o enfermos. Estos tipos de alimentos son difíciles para de digerir para un can. Si su perro sufre de enfermedad renal, una dieta alta en proteínas puede coloca demasiada presión sobre los riñones, provocando el empeoramiento de su condición. Problemas de salud como la diabetes también pueden afectar a los riñones de su cachorro, no se recomiendan dietas ricas en proteínas para perros diabéticos tampoco.

Consideraciones. Alimente a su perro con comida para perros para evitar problemas de salud. Si también es dueño de un gato, la tentación de la comida del gato puede ser difícil de resistir para su cachorro. Para evitar que su perro se coma la comida de su gato, alimenta al gatito en una habitación separada a la que su perro no tenga acceso, o en un estante alto o mostrador. Vigila la alimentación para asegurarte de que cada mascota se coma su propia comida.

Esta entrada fue publicada en Preguntas frecuentes, Venenos y peligros. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.