¿Se puede demandar a alguien por venderte un perro de pura raza que en realidad no lo es?

criadorLa adopción de un perro de un refugio es una acción noble pero tal vez estás buscando a un Bóxer y no hay disponibles en los rescates, entonces tienes que comprarlo a un criador de razas puras. Si alguien te tima puedes emprender acciones legales contra él.

¿Qué es un perro de raza pura? Puede parecer una pregunta simple pero algunas personas realmente no saben lo que es un perro de raza pura. Puedes escuchar afirmaciones como: “es un goldendoodle de raza pura”, pero en realidad no hay tal cosa como un goldendoodle de raza pura ya que una raza de este tipo es una mezcla de Poodle con Golden retriever. Igualmente puedes haber oído la palabra “pura sangre” que se utiliza para indicar una línea de sangre limpia que significa raza pura; un pura sangre es una raza de caballo. Un pura sangre es el producto de un semental de raza pura y de una hembra de la misma raza. El AKC es el principal registro de perros de raza pura. Así que, ¿cómo saber si un perro es de raza pura o no? Si puedes exhibir el perro en una exposición canina del AKC, entonces es una raza pura. Si el perro es descalificado por estar esterilizado pero cumple con los demás requisitos del AKC, es una raza pura. El goldendoodle es una raza popular pero no es una raza pura.

¿Dónde lo adquiriste? En cuanto a las demandas cualquier persona puede demandar a otra por cualquier cosa. Así que la cuestión no es si puedes demandar a alguien por venderte un perro que no es de raza pura sino que puedas aclarar ante un juez las condiciones de la compra. La respuesta, como todo en la ley, depende de algunos factores. Por ejemplo, si compras un cachorro en una tienda de mascotas que dice que el perro es de raza pura pero resulta que es de una raza mixta, es probable que tengas un caso fuerte. Si compras un cachorro a un criador de raza pura y luego no lo es, también tendrás un buen caso. Todo se reduce al contrato. Si el contrato establece claramente que el perro es de raza pura y con el tiempo descubres que es de una raza mixta, es probable que ganes en la demanda. Si compras un cachorro a una persona que te encuentras en la calle o que tiene un anuncio de Bulldogs de pura raza a la venta, es muy probable que no consigas ningún contrato. Sin un contrato no puedes hacer una demanda. La demanda real es por incumplimiento de contrato, no por comprar un cachorro que no sea de raza pura, por lo que el contrato es fundamental.

Una mirada más profunda. Prácticamente todos los cachorros que se venden en las tiendas de mascotas proceden de lugares de cría comercial a gran escala, también conocidos como “fábricas de cachorros”. Los cachorros de estos criadores pueden parecer de raza pura pero ha habido muchos casos de compradores que con el tiempo han descubierto que sus perros no lo son. Hay perros de razas puras que son para mostrar en exhibiones y otras para tener como mascotas. Los perros que se pueden mostrar en las exposiciones caninas del AKC necesitan tener los papeles que prueben que sus padres y abuelos eran perros de exposiciones y se encuentran sólo a través de los criadores. Los perros que son para tener como mascotas no se pueden exhibir porque tienen algún problema. Por ejemplo, la descripción de AKC para el Akita establece claramente que el perro debe tener una cola rizada. Si el perro no tiene una cola rizada no perderá su condición de Akita pero lo descalifica para participar en las exhibiciones. Las tiendas de mascotas tienen cachorros que son para tenerlos como mascota. Lo mismo ocurre con los llamados “criadores de traspatio”, los que reproducen a un perro de gran calidad para obtener mascotas con el fin de ganar algo de dinero. Un cachorro que piensas que es el que estás buscando para tener como mascota puede no coincidir con las características de los perros de exposiciones que has visto o puede ser un perro de raza mixta.

Otras consideraciones. A la hora de seleccionar un perro no puedes basarte exclusivamente en la apariencia de este. Debes investigar acerca de la raza y averiguar sobre el temperamento de la misma. Investiga acerca del tamaño, peso, color y tipo de pelaje del perro. Siempre debes revisar el contrato de compra con cuidado y estar seguro de que afirma que el perro es de raza pura. Si descubres más adelante que el perro es en realidad una raza mixta, lo cual puede ser determinado por una prueba de ADN, no sólo tienes el derecho de demandar sino que tienes el deber de hacerlo para proteger a otros de los criadores inescrupulosos de mascotas. La mejor manera de evitar un problema futuro es comprarle un cachorro a un criador de renombre que tenga al menos uno de los padres en el local y te puede mostrar un pedigrí real del linaje del cachorro.

Esta entrada fue publicada en Criadores. Guarda el enlace permanente.