Sobre la socialización del cachorro

La socialización y entrenamiento a edades tempranas son de suma importancia, es el momento más importante y crítico en el desarrollo de un cachorro. En este momento las cosas que se hagan y las que no, marcarán su comportamiento para siempre.

socializacion cachorrosUn perro bien socializado es bien acoplado y un buen compañero. No se asusta ni es agresivo hacia cualquier persona o cosa que normalmente se encuentran en la vida cotidiana. Un perro sin socializar es poco fiable y una responsabilidad no deseada, a menudo se sienten amenazados por cualquier cosa y se defienden mordiendo, con frecuencia les gusta pelear con otros perros, son difíciles de adiestrar y por lo general desagradables para tener de compañía. Estos animales no pueden adaptarse a situaciones nuevas, una visita de rutina sencilla al veterinario es una pesadilla, no sólo para el perro, sino para todos los involucrados. No deje que esto le suceda a usted y su perro. Comience a socializar a su nuevo cachorro AHORA. Los veterinarios están de acuerdo en que el período de socialización dura hasta aproximadamente 12 semanas (3 meses) de edad. Sin embargo, a las 12 semanas, el cachorro debe continuar la socialización para perfeccionar sus habilidades sociales. La socialización se produce más fácilmente antes de que el cachorro tenga 3 meses de edad. Un poco más tarde y se convierte en un proceso extremadamente difícil y requiere mucho tiempo, siendo muy pocos los propietarios que tienen el tiempo, energía, dinero o la paciencia para hacerle frente.

¿Qué hacer para socializar?

  • Asegurarse de que cada uno de los siguientes eventos es agradable y no amenazante. Si la primera experiencia del cachorro con algo es dolorosa y aterradora, siempre la va a identificar como tal, de hecho, será la creación de una fobia que puede durar toda la vida. Es mejor ir muy despacio y asegurarse de que el cachorro no está asustado o herido que precipitarse y forzarlo a enfrentarse con cosas y personas nuevas.
  • Invitar a los amigos a conocer al cachorro. Incluir hombres, mujeres, jóvenes, adultos, en fin, personas de diferentes grupos étnicos.
  •  Invitar a la casa para que jueguen y conozcan al cachorro a perros que estén vacunados e incluso gatos. Llevarlo a casa de esos animales, preferentemente si estos son amistosos.
  •  Llevar el cachorro a centros comerciales, parques, patios de colegios, etc, lugares donde hay multitudes de personas y un montón de actividades.
  •  Llevar al cachorro a  paseos cortos y frecuentes en el coche. Parar y dejar que vea el mundo pasar por la ventanilla. No se le debe permitir que asome la cabeza por la ventana mientras se está conduciendo. Si una piedra golpeara su ojo podría causarle graves daños.
  •  Enseñarle al cachorro los paraguas, bolsas, cajas, la aspiradora, etc. Hay que animarlo a explorar e investigar su entorno.
  •  Acostumbrar al cachorro a ver objetos diferentes y desconocidos creándolos uno mismo: Establecer una silla al revés, colocar el cubo de la basura (vacío) a un lado, poner la tabla de planchar de un lado un día y al revés al día siguiente.
  •  Poner el cachorro a que escuche sonidos nuevos y variados. Los sonidos fuertes y odiosos deben introducirse poco a poco hasta que se acostumbre.
  •  Acostumbrar el cachorro a ser cepillado, bañado, inspeccionado, tenerle sus uñas recortadas, los dientes y los oídos limpios y todas las rutinas de aseo y el examen físico.
  •  Enseñarle al perro las escaleras, su propio collar y correa, introduciendo  todo lo que se crea conveniente para que pueda sentirse cómodo cuando tenga que interactuar con ellos.

Qué no hacer en la socialización 

  • No poner el cachorro en el suelo donde los animales desconocidos tengan acceso porque es un lugar donde puede adquirir enfermedades, hay que esperar hasta que las vacunas se hayan completado. No dejar que se relacione con perros que parezcan enfermos o perros que no se sabe si están sin vacunar.
  •  No recompensar el comportamiento temeroso. En un intento bien intencionado de calmar al cachorro cuando parece atemorizado a menudo se está estimulando este comportamiento sin quererlo. Es normal que muestre algunos signos de temor cuando se enfrenta a algo nuevo y diferente.
  •  No permitir que la experiencia sea dañina, dolorosa o aterradora en exceso. Esto puede causar fobias de por vida en el perro.
  •  No forzar o apurar al cachorro. Hay que dejarlo tomar las cosas a su propio ritmo. El trabajo del entrenador es proporcionarle la oportunidad.
  • No hacer demasiadas cosas a la vez. Los cachorros necesitan dormir mucho y se cansan rápidamente. Es mucho más productivo que tengan exposiciones frecuentes y muy breves que, ocasionalmente exposiciones prolongadas.
  •  NO ESPERAR. Cada día que pasa es una oportunidad única en la vida que se pierde para siempre. Los días que pasan no se pueden recuperar. Si la socialización del cachorro no sucede ahora, nunca se hará.
This entry was posted in Entrenamiento, Socialización y agresión and tagged . Bookmark the permalink.