Trastornos de la piel en los perros

Los trastornos de la piel en los perros son, probablemente, uno de los padecimientos más comunes que los dueños tienen que tratar. La piel y el pelaje es un indicador de la salud en general. Los trastornos de la piel son indicados por comezón, erupciones en la piel o la piel muy seca y pérdida de pelo, pueden ser causadas por parásitos, alergias e infecciones bacterianas. Estos trastornos pueden ser problemas de larga duración que requieren tratamientos persistentes por parte de los dueños.

perropielenfermaParásitos. Los parásitos son la causa más común de problemas de la piel e irritación. Debido al rascado y frotamiento del perro para aliviar la comezón, muchos problemas secundarios pueden surgir, por ejemplo las infecciones. Las pulgas y las garrapatas son de los parásitos más fáciles de ver y, si no se erradican, por lo menos se controlan, evitando que puedan provocar otras complicaciones más serias. Los ácaros por otra parte son parásitos diminutos que un veterinario necesita de un microscopio para su diagnóstico. Los dos ácaros más comunes en los perros son las causadas por la Sarna Demodex y la Sarna Sarcóptica.

Sarna. Es una irritación de la piel, resultando principalmente en la pérdida del pelaje, a veces, acompañada de picor e inflamación. Los ácaros se incrustan en los folículos del pelo o de la piel, dependiendo del tipo. Ambos tipos de sarna se pueden tratar con champú antiparasitario, medicación tópica u oral o inyecciones, pero se necesita tiempo y paciencia para aplicaciones repetidas y casi siempre requiere atención veterinaria.

Sarna Demodectic / Demodex. La sarna es causada por un exceso de población de Demodex Canis, un ácaro que se produce en los folículos pilosos de la mayoría de los perros y, aunque casi nunca causan problemas, en ciertas situaciones, como por ejemplo en un sistema inmunitario deficiente, estrés intenso o desnutrición, pueden reproducirse muy rápidamente, causando desde una ligera irritación y pérdida del pelaje en una pequeña porción de piel con inflamación severa e infección. En raros casos puede provocar una condición que amenace la vida del perro. Si la infección no es severa, las pequeñas áreas de demodicosis a menudo se corrigen con el tiempo, aunque normalmente se recomienda el tratamiento.

Los casos de menor importancia de la sarna, por lo general, no causan mucha comezón, pero podría complicarse y  causar costras en la piel del perro, enrojecimiento, descamación, pérdida de cabello o cualquier combinación de éstos. Con mayor frecuencia aparece primero en la cara, alrededor de los ojos o en las esquinas de la boca y en las patas delanteras. En la forma más grave, que generalmente se desarrolla en los perros que han sufrido casos de menor importancia, la pérdida del pelaje puede ocurrir en ciertas partes y extenderse a todo el cuerpo y puede estar acompañada de costras, dolor, inflamación de los ganglios linfáticos y las infecciones de la piel.

Esta variedad de sarna generalmente no es contagiosa; los ácaros prosperan sólo en anfitriones muy específicos (perros) y la transmisión generalmente ocurre solo de la madre a los cachorros cuando está cuidando de estos durante los primeros días después del nacimiento.

Sarna sarcóptica. También se conoce como sarna canina, es una infección altamente contagiosa de Sarcoptes Scabei Canis, un ácaro de madriguera. El ácaro de la sarcóptica canina también puede infectar a los seres humanos y los gatos, aunque no suele ser grave ya que su huésped natural es el perro. Estos ácaros cavan a través de la piel causando intenso prurito y formación de costras que rápidamente se pueden infectar. La pérdida de cabello y formación de costras con frecuencia aparece, en primer lugar, en los codos y las orejas. Los daños en la piel pueden ocurrir por el rascado intenso y mordeduras. Los perros afectados deben ser aislados de los demás y su ropa de cama y lugares que han ocupado debe limpiarse a fondo. El afeitado es a veces necesario.

Diagnóstico de la sarna. Los veterinarios suelen identificar la sarna con un raspado de la piel que luego examinan bajo un microscopio en busca de ácaros. Debido a que son criaturas de madriguera, los ácaros no siempre están presentes en o cerca de la superficie de la piel cuando el raspado se lleva a cabo. Como resultado, el diagnóstico se basa a menudo en los síntomas más que la confirmación real de la presencia de ácaros. Esto también significa que la sarna es a veces mal diagnosticada como otras condiciones médicas y viceversa

Ácaros del oído. Los ácaros del oído causan irritación severa en estos y, a menudo, los perros afectados pueden rascarse el pelo de la parte posterior de las orejas. Las garrapatas, piojos y pulgas pueden transmitir otras enfermedades además de causar irritación que permiten su detección, mientras que los ácaros del oído, apenas visibles a simple vista, aparecen como pequeños objetos blancos y pueden fácilmente pasar desapercibidos. Los restos negros que con frecuencia se observan en los oídos de los perros son los ácaros en una combinación de sangre seca y cera normal del oído.

Alergias. Las alergias son otra causa común de problemas de la piel. Un perro, como un ser humano, puede ser alérgico a casi todo. Las alergias del perro son también conocidas con varios nombres, los más comunes son la Enfermedad de Atopia, Piel Alérgica o Dermatitis Alérgica por Inhalación. Otras causas comunes de alergias en los perros son por: polen,  polvo, moho, pasto, comida, champús para limpieza de alfombras y desodorantes en polvo. Los síntomas de la alergia canina incluyen erupciones cutáneas, piel con mucha picazón, rascarse constantemente, frotar la cara con frecuencia y o de mascar con frecuencia sus patas. Otros perros podrían presentar los oídos rojos y calientes de rascarse y con infecciones y o bacterias que pueden aparecer. Los propietarios que deseen conocer las causas exactas de las alergias de su perro pueden pedir al veterinario que le haga pruebas de alergia. Una vez que la naturaleza de la misma se determina, la causa posiblemente puede ser retirada de la vida diaria del perro. Si la alergia es de las cosas que son incontrolables como las esporas de polen, hierba y el moho, el veterinario puede hacer preparativos para elaborar un antígeno específicamente para el perro. Este se puede administrar por inyección y por lo general muestran buenos resultados.

Otras alergias comunes incluyen: Las alergias por pulgas, causada por una reacción alérgica a la saliva producida por la pulga. Esta es una de las más comunes observadas por los veterinarios.

Alergias a los Alimentos. Según alergólogos veterinarios, la proteína animal puede ser un alérgeno (causante de alergias). Algunas mascotas son alérgicas a la carne roja, una cierta cantidad al pollo, el pavo y la mayoría a la carne de caballo. Algunos perros también son alérgicos a los conservantes que se añaden a los alimentos para perros.

Las infecciones bacterianas. Las infecciones bacterianas son a menudo una infección secundaria a otras condiciones. Un perro que se ha rascado o frotado en un área y se deja la piel abierta sin limpieza adecuada o el tratamiento con antibióticos, a menudo tendrá una infección bacteriana. El área infectada o una herida se pone roja, hinchada, caliente al tacto y muy dolorosa. Esta infección puede empeorar y causar una descarga de pus que requerirá el tratamiento de un veterinario.

Los puntos calientes se ven normalmente en Las razas de perros que tienen el pelaje grueso o densos como el Collie, el Samoyedo, el Pastor Alemán, entre otros. Las situaciones críticas suelen aparecer durante la noche y sin aviso. Empeorarán  rápidamente ya que se lamen y muerden la piel para encontrar el alivio del dolor causado por la humedad de la zona inflamada y con mal olor. Los puntos calientes pueden causar una increíble cantidad de daño a la superficie de 12-48 horas. El irritante inicial podría ser cualquier cosa que pique: la picadura de un insecto, una infección de oído, un enredo en el pelaje o irritación de la glándula anal y, más comúnmente, una reacción a las pulgas y garrapatas. El tratamiento incluye limpieza a fondo, antibióticos tópicos y sistémicos y agentes anti-inflamatorios.

Pioderma. Incluye una amplia gama de infecciones que difieren en severidad  y que resultan en la formación de pus. Todas las zonas del cuerpo de un perro pueden estar involucradas, pero en la mayoría de los casos se limitan al tronco y el mentón que es una  de las área comúnmente afectada. Llamado acné de la barbilla, esta condición es, en realidad, una infección bacteriana profunda. Los perros obesos y los perros de razas de nariz chata son frecuentemente afectados por pioderma en los pliegues de la piel en la cara, los labios y la vulva. El tratamiento es similar al de los puntos calientes, pero normalmente es a más largo plazo, aunque los champuses y enjuagues también son útiles en estos casos.

Infecciones por hongos. La tiña no es un gusano, es una infección por hongos que causa la inflamación, parches escamosos y pérdida del pelaje. Es visto más comúnmente en perros jóvenes. Los hongos viven en los tejidos muertos de piel, pelos y uñas. La caída del pelaje, generalmente en parches circulares, puede aparecer. Si un perro está infectado, el centro de las manchas puede tener un aspecto seco y sucio. La cabeza y las piernas son los más afectados por la tiña, aunque la enfermedad puede diseminarse a través de otras partes del cuerpo si no se trata. Los perros pueden rascarse en los lugares donde hay lesiones. El tratamiento puede incluir champú y cremas prescritas por el veterinario y, en los casos graves se pueden mandar otros medicamentos. La tiña se puede transmitir a otros animales y a los seres humanos, por lo que los perros infectados deben mantenerse alejados de los niños y otros perros y gatos hasta que la infección se cure, que puede ser de hasta 2 o 3 meses o más después del inicio del tratamiento. Los adultos deben tener cuidado de lavarse bien las manos después de tocar un perro infectado. Si se trata a tiempo, es fácilmente controlada en humanos. Otros animales domésticos que convivan con el perro afectado también deben ser examinados.

Desequilibrio hormonal. Las hormonas son sustancias químicas extraordinariamente potentes, incluso pequeñas cantidades pueden tener efectos de gran alcance. Las mascotas que producen un exceso de estrógeno pueden perder la piel a lo largo de sus flancos, el vientre y su piel restante puede sentirse grasosa. Los altos niveles de estrógeno a veces son causados por quistes en los ovarios en las hembras y tumores testiculares en machos. Las hembras esterilizadas rara vez producen muy poco estrógeno, esto también hace que la piel sea más delgada y frágil y que sea propensa a otras enfermedades.

Esta entrada fue publicada en Problemas de salud y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.