Trastornos neurológicos del Pit Bull

cara de pitbullEl Pitbull o el American Staffordshire terrier pueden sufrir de un desorden neurológico genético llamado desintegración cortical cerebelosa. Como esta enfermedad aparece en la edad adulta, no es infrecuente que los perros afectados que son reproducidos la pasen a sus descendientes. Examina a tu Pitbull para que sepas si está afectado antes de reproducirlo.

Desintegración cortical cerebelosa. La desintegración cortical cerebelosa, también conocida como abiotrofia cerebelosa cortical o ataxia, afecta la capacidad de un perro para mantener el equilibrio. Aproximadamente 1 de cada 400 Pit bull podrían sufrir de este desorden. Esta enfermedad produce envejecimiento prematuro y la muerte de las células en el cerebelo, la parte del cerebro encargada de la coordinación. Aunque la desintegración cortical cerebelosa a menudo afecta a otras razas de perros cuando son cachorros, esto no es así en el Pit bull o el American Staffordshire terrier donde puede aparecer a cualquier edad siendo más común luego de los dos años.

Síntomas. Los síntomas de la desintegración cortical cerebelosa no aparecen hasta que un Pit bull afectado tiene de 2 a 6 años de edad o incluso más adelante. Los síntomas iniciales son sutiles, el perro puede parecer un poco “apagado”. Puede parecer que camina bien sobre superficies planas, pero si el terreno cambia seguramente va gira otra dirección, podría tropezar o caerse. Al avanzar la desintegración, tu mascota no podrá bajar las escaleras o realizar otras tareas simples. Puede ser que exhiba nistagmo, una condición en la que los ojos se mueven en varias direcciones. Finalmente, el perro pierde la habilidad de caminar.

Diagnóstico. Junto con un examen físico, el veterinario podrá diagnosticar la ataxia cerebelosa mediante imágenes de resonancia magnética. Aunque no existe cura para la enfermedad puedes hacer que tu perro se sienta lo más cómodo posible manteniéndolo sobre superficies firmes y ayudándolo a caminar. Finalmente, debes considerar la eutanasia. Según estudios realizados, el tiempo de aparición de los síntomas oscila entre los seis meses y más de seis años.

Las pruebas genéticas. Para evitar la angustia de tener un perro con ataxia cerebelosa, no compres un cachorro de Pit bull a menos que le hayan realizado exámenes genéticos y esté libre de la enfermedad. Un laboratorio de genética requiere sólo de una muestra de sangre o de un hisopo que le hayan pasado por la mejilla al perro para realizar la prueba de ADN. Los resultados mostrarán si el perro es normal y que no desarrollará o transmitirá la enfermedad; si es portador, que no desarrolla la enfermedad sino que la transmitirá al 50 por ciento de su descendencia; o si está afectado. Si es el último, no sólo desarrollará la enfermedad sino que la transmitirá a todos sus hijos.

Esta entrada fue publicada en De la raza, Problemas de salud. Guarda el enlace permanente.