El Top 10 de alimentos más peligrosos para los perros

perro blanco y negroDespués del trabajo y la cena, las parejas pueden disfrutar del relax en el sofá, ver una película y tomar el postre. Los perros, con ganas de participar, pueden mirar con expectación, esperando una invitación a abrazar a su familia y compartir el postre. Por desgracia, algunos alimentos que son inofensivos para los humanos son tóxicos para los perros.

Chocolate. El chocolate contiene el químico theobromide, que puede causarle serios problemas, si son ingeridos, a los perros. El consumo de chocolate puede dañar el sistema nervioso central de un perro, el corazón, los pulmones y los riñones. El chocolate, cacao en polvo y chocolate negro son más tóxicos que el chocolate con leche, pero todas las variedades son peligrosas. Los síntomas de intoxicación incluyen vómitos, diarrea, hiperactividad, sobrecalentamiento, convulsiones, temblores, ritmo cardíaco irregular y hemorragias internas. Dentro de 12 a 36 horas, los perros pueden experimentar sensibilidad sensorial, rigidez, alucinaciones, ataques al corazón, estado de coma y la muerte.

Uvas y pasas. Una sola porción de pasas o uvas puede causar enfermedades graves o la muerte en algunos perros. Debido a que la toxina se acumula internamente, incluso un perro que no tiene ninguna reacción negativa a estos frutos puede llegar a ser extremadamente enfermo con el tiempo. Los primeros síntomas de envenenamiento con pasas y uva incluyen vómitos y diarrea, seguida de letargo, deshidratación, falta de apetito, disminución de la orina e insuficiencia renal, que puede resultar en enfermedad renal crónica o la muerte.

Cebollas y ajo. La cebolla, ajo, cebolletas y chalotes contienen disulfuro, un compuesto que puede dañar las células rojas de la sangre de los perros. Cuando los perros comen cebollas crudas o ajo, corren el riesgo de desarrollar anemia hemolítica, que ocurre cuando los glóbulos rojos son destruidos, y no pueden ser reemplazados. Comer formas en polvo de cebolla o ajo en sopas o salsas también es tóxico. Los signos de daños internos, tales como debilidad, orina de color naranja, cansancio injustificado o resistencia al movimiento, pueden no aparecer durante unos días. Si observa estos síntomas, lleve inmediatamente a su perro a una clínica veterinaria o de emergencia, donde puede ser necesaria una transfusión de sangre.

Masa de hornear. La masa de pan cruda contiene levadura, que puede ser peligrosa para cualquier perro que la ingiera. El húmedo calor del estómago proporciona un entorno perfecto para que la levadura en la masa cruda aumente, lo que puede causar malestar intenso y conducir a la ruptura del estómago o intestino del perro. La  expansión del estómago puede ejercer presión contra el diafragma del perro, dificultando la respiración. Si su perro ha comido masa de pan, tiene que ser examinado por un veterinario inmediatamente.

Nueces. Los frutos secos no son saludables para los perros, por su alto contenido de fósforo que pueden conducir a cálculos en la vejiga. Las nueces son venenosas para los perros, al igual que las nueces de macadamia. Comer incluso unas pocas nueces de macadamia puede ser perjudicial, dando lugar a vómitos, dolor muscular, hinchazón de las articulaciones y debilidad general. Los perros que han comido macadamias pueden experimentar hipotermia, mareos, problemas de coordinación, temblores y fiebre alta. Consulte a su veterinario inmediatamente si su perro presenta alguno de estos síntomas.

Alimentos grasos. Al los perros les gusta la carne y otros alimentos ricos en grasa, pero la carne cocinada y sobras de carne cruda y la grasa de las carnes recortadas le pueden causar pancreatitis. Lamentablemente, algunas personas alimentan a los perros con las sobras, y los perros a veces tratan por sí mismos de robar comida. La pancreatitis en perros, a menudo, se produce seguida del consumo de una comida o un aperitivo grasoso. Su perro puede llegar a ser muy enfermo rápidamente, y si nota síntomas como vómito repentino, diarrea y dolor abdominal, debe ser examinado por un veterinario y recibir fluido intensivo y terapia antibiótica.

Nuez moscada. La nuez moscada que se utiliza en la cocción, o rociada, sobre el ponche de huevo puede ser muy tóxica para los perros, y el aceite de nuez moscada puede causar daños en el sistema nervioso central. La toxicidad de la nuez moscada puede provocar dolor abdominal, vómitos, espasmos musculares, ritmo cardíaco irregular, mareo, temblores, somnolencia extrema, cambios de personalidad, convulsiones y alucinaciones. Tu perro debe ser examinado por un veterinario de inmediato, porque si se tratan demasiado tarde o no se trata, el envenenamiento por nuez moscada puede ser fatal.

Xilitol. El xilitol es un edulcorante utilizado en los chicles y caramelos sin azúcar, y como edulcorante añadido a los productos horneados sin azúcar. Los productos que contienen xilitol nunca se les deben dar a, o quedar al alcance, de los perros. Los síntomas de intoxicación por xilitol incluyen vómitos, letargo, pérdida de coordinación, comportamiento errático, desorientación y convulsiones. Comer dulces, chicles o alimentos horneados hechos con xilitol puede causar una severa caída en los niveles de azúcar en sangre, lo que resulta en insuficiencia hepática. Si sospechas que tu perro ha ingerido xilitol, debe ser llevado a un veterinario, o una clínica de emergencia de inmediato.

Aguacate. La fura del aguacate, hojas, semillas y corteza pueden ser tóxicos para los perros, y pueden causarle diarrea y vómitos. El peligro viene del persin, una toxina soluble en aceite que se encuentra en la fruta de aguacate y su piel. Otro peligro para los perros es la gran semilla del aguacate, el cual, si se ingiere, puede bloquear el tracto digestivo y requerir una cirugía de emergencia.

Golosinas de cuero. Alimentar a tu perro con delicias de cuero crudo puede provocar una serie de problemas. Algunos productos de cuero crudo han dado positivo por sustancias químicas tóxicas o de contaminación bacteriana de Salmonella y E. coli. Si le das a tu perro cuero crudo, supervísalo mientras está masticando, porque se suaviza y aumenta de tamaño por la saliva de perro. Se le debe ser quitado antes de ser ingerido, ya que continúa su expansión en el estómago o los intestinos, causando una obstrucción que puede requerir una cirugía de emergencia. Póngase en contacto con su veterinario inmediatamente si los síntomas de tu perro incluyen náuseas, deglución repetitiva, vómitos, diarrea, signos de dolor, falta de energía, pérdida de apetito o fiebre.

Esta entrada fue publicada en Venenos y peligros y etiquetada . Guarda el enlace permanente.