El Yorkshire terrier y los ladridos

jaula yorkieLadrar o no ladrar no es una pregunta que debas hacerle a la mayoría de los terriers. El ladrido es sólo una parte de su naturaleza ligada a la caza de roedores y a la excavación. Eso no significa que tus vecinos o tú tengan que soportar sus incesantes ladridos. La formación lleva tiempo pero puedes lograrlo resultados muy buenos.

Terriers. Terrier significa “tierra”, estos caninos de distintos tamaños y orígenes fueron criados para cazar animales pequeños que generalmente se escondían en la tierra. En sus inicios tenían que cavar para llegar hasta una rata o tejón y si la tierra les caía encima tenían que ladrar mucho para que sus dueños durante la cacería pudieran encontrarlos. El terrier es un perro difícil, incluso el pequeño Yorkie intentará hacerle frente a perros que tienen muchas veces mayor tamaño. Su instinto de presa sigue siendo tan fuerte que muchas razas de terrier no deben estar sin correa ya que pueden escapar y compartir una casa con felinos sigue siendo dudoso. Estas son razas altamente alertas y activas que pueden ser buenos guardianes. Los problemas comienzan cuando se vuelven demasiado ansiosos por saber qué está pasando en su vecindario. Una cosa es un desconocido en la puerta y una hoja que cae de un árbol o un pájaro en el patio trasero es otra.

Aburrimiento. El terrier fue criado como perro de trabajo y aunque muy pocos continúan realizando algún trabajo aún mantienen ese alto nivel de energía. Toda esa energía necesita ser canalizada o tendrá un comportamiento destructivo o detestable como son los ladridos. Cuanto más joven es el terrier más probabilidades hay de que tenga más energía, por lo que el ruido excesivo será peor. Puesto que tienes que trabajar para vivir no puedes pasar todo el día con tu perro pero si puedes llevarlo a dar largas caminatas y pasar tiempo a su lado cuando estás en la casa. Si la guardería para cachorros es una posibilidad puedes dejarlo allí antes de ir a trabajar y recogerlo a tu regreso. Si lo dejas solo en la casa dale juguetes para que se entretenga, especialmente aquellos que tienen golosinas en el medio en las que debe trabajar para obtenerlas.

Entrenamiento de obediencia. Todos los perros se benefician con el entrenamiento de obediencia básica, pero este es realmente necesario para un terrier. Para obtener mejores resultados comienza con una guardería para cachorros. Además de la formación básica tu terrier debe aprender lo que significa “Silencio”. No debes gritarle a tu terrier pero puedes utilizar el mismo tono firme de voz que utilizas para otros comandos. Entrénalo dándole una golosina cuando deja de ladrar, pero no se la des si comienza a ladrar nuevamente. El Terrier es un perro inteligente que aprende rápido pero puede tomar las lecciones equivocadamente si no se las enseñas con claridad.

Distracción. Si los ladridos de tu terrier son incesantes y no para por más de unos segundos, la distracción puede ayudar. Puedes hacer ruido para distraer a tu mascota y luego alabarlo cuando se calle. Debes aprender a anticiparte a lo que desencadena sus ladridos, distraerlo y recompensar su buen comportamiento si no llega a ladrar. Realiza ejercicios de obediencia para distraer a tu perro utilizando los comandos “siéntate” o “abajo”.

Esta entrada fue publicada en De la raza, Problemas comunes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.