Espolones óseos en los perros

patas suciasLos espolones óseos u osteofitos, se forman a partir de hueso extra en la parte superior del hueso normal para reparar una lesión o con la edad. En los perros se producen con más frecuencia en las articulaciones de las extremidades, incluyendo las patas, así como en la columna vertebral.

Causas. Un trauma severo o el estrés constante sobre una articulación pueden causar la formación de un espolón óseo. Los perros que compiten en flyball, agilidad y otros deportes caninos, pueden desarrollar espolones óseos por ambas causas. Los perros mayores son propensos a desarrollar espolones óseos debido a que el cartílago que recubre las articulaciones adelgaza con la edad. Los perros con sobrepeso tienen un estrés constante en las caderas, las rodillas y los tobillos por apoyar su peso corporal en estas regiones.

Prevención. Puedes ayudar a prevenir los espolones óseos en tu perro mediante la regulación de sus actividades. Realizar ejercicios regularmente como puede ser una caminata diaria llevándolo con una correa es generalmente la actividad preferida por muchos criadores pero si no puedes caminar con tu perro, contrata a un paseador de perros o ponlo en una caminadora. Piensa que eres el entrenador de tu perro y si le gusta retozar, correr y jugar, ponlo a calentar antes de hacer mucho ejercicio para prevenir lesiones en las articulaciones.

Vigile su peso regularmente, una vez al mes. Si puede cargar a tu perro sin esforzarte, pésate en la báscula del baño mientras lo tienes en los brazos y luego pésate solo. Resta tu peso solo para determinar el de tu perro. En caso que sea demasiado grande y no puedas cargarlo, llévalo a una tienda de mascotas o a la clínica del veterinario para que lo pesen. Si conoces cual es el peso corporal ideal para tu perro puedes hablar con el veterinario si surge cualquier cambio significativo, ya sea de aumento o de pérdida de peso.  En el caso de un perro Toy, unas cuantas onzas pueden ser graves, mientras que en un perro grande, un cambio significativo puede ser de 5 o 10 libras.

Asegúrate de que tu perro está físicamente cómodo. Esto significa que debe tener un espacio donde puede estirarse por un largo tiempo con un buen soporte por debajo para evitar la presión sobre sus articulaciones. El área donde duerme debe ser cálida y sin corrientes de aire que entren cuando el clima es frío y fresco cuando hace calor. Eleva los platos de comida y de agua de tu perro para que pueda comer y beber sin forzar el cuello, pero ten presente que algunos veterinarios recomiendan lo contrario, sobre todo para ciertas razas.

Tratamiento. Si tu perro tiene espolones óseos, sigue las recomendaciones del veterinario. Estas pueden incluir medicamentos como los AINE (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos, incluyendo aspirina regular y Rimadyl o Etogesic con prescripción) para el dolor y la inflamación y Cosequin, GlycoFlex o Adequan para fortalecer y reconstruir el cartílago articular. También puede recomendar otras modalidades terapéuticas como la terapia física y la acupuntura. Como último recurso, puede ofrecer una cirugía para fusionar las articulaciones dolorosas; esto puede aliviar el dolor y permitir que el perro vuelva a tener movilidad. Si tu perro tiene espolones óseos lo puedes ayudar proporcionándole una rampa para que pueda subir a tu coche en vez de saltar. También puedes ofrecerle un poco de ayuda física en las zonas irregulares, como un impulso al subir escaleras o instalar un ascensor para que llegue a los pisos altos.

Pronóstico. Los espolones óseos no siempre son dolorosos y son descubiertos en su mayoría, durante un examen por un problema diferente. Nadie ha encontrado una cura para la vejez, pero con cuidados, una nutrición adecuada y una buena atención veterinaria, un perro con espolones óseos e incluso artritis avanzada, puede llevar una vida feliz y confortable.

Esta entrada fue publicada en Problemas de salud. Guarda el enlace permanente.