Vacunas para perros y atención veterinaria

vacuna-perroUna de nuestras responsabilidades como dueños de mascotas es asegurarse de que ellas se mantengan saludables. Esto significa una buena dieta, ejercicio, formación, atención y, por supuesto, el cuidado del veterinario. Hay algunas cosas que usted puede manejar en casa, tales como el dolor de estómago o el dolor temporal en las articulaciones. Pero los chequeos por su veterinario y mantenerse al día con las vacunas es crucial.

Encuentre el veterinario adecuado. Si usted puede encontrar un veterinario con tan solo preguntar, es muy buena suerte. La mayoría de la gente, sobre todo cuando se muda a un nuevo lugar, no sabe a dónde ir. En primer lugar, deben comprobar la American Veterinary Medical Association y el estado del médico veterinario asociado.

Llame para una cita. Lugar y hora: Asegúrese de que estos sean convenientes para usted. Cuanto más cerca se puede encontrar un veterinario, más fácil es atender a un perro enfermo.

Acreditación: ¿El hospital veterinario tiene acreditación de la AAHA?
La atención a las mascotas: Pregunte cuánto tiempo los horarios del veterinario para una consulta inicial / visita. Debe ser por lo menos de una media hora.
Atención de emergencia: Averigüe si la oficina ofrece atención de emergencia y, si no, que la atención de emergencia veterinario esté asociada.

¿Qué debe buscar en la Oficina Veterinaria? Limpieza: No debe haber líos de mascotas en la zona frontal. Del mismo modo, la sala de examen debe ser inmaculada y esterilizada, obviamente. Además, su veterinario y sus ayudantes deben tener capas limpias.
Credenciales: Los diplomas de su veterinario deben estar en exhibición en la sala de examen. Este debe estar dispuesto a hablar de su educación y formación y áreas de especialización.

Organización: ¿Está organizada la oficina? ¿Hay suficiente espacio en la sala de espera para que las mascotas no estén unas sobre otras?

¿Qué debe buscar en su veterinario? ¿Este debe escuchar y responder a todas sus preguntas? ¿Es delicado con tu perro? ¿Está bien informado y actualizado? ¿Está dispuesto a remitirlo a un especialista si es necesario?

¿Qué se puede esperar en chequeos anuales? Prueba: La primera cosa que la mayoría de los veterinarios hacen es pesar a su perro. Esto es para asegurar que tenga un peso saludable y también les ayuda a determinar las dosis de medicación.

Examen de tacto: Su veterinario debe pasar sus manos por todo su perro. Debe acercarse a su perro poco a poco y ser muy suave para ponerlo a gusto. De esta manera se puede ver si hay bultos o hinchazones, compruebe que su estómago se siente saludable y observe cualquier signo de dolor.

Chequeo de lugares claves: Su veterinario también comprobará la nariz de su perro, las orejas, las glándulas anales y los dientes. También su pelaje para asegurarse de que se ve saludable.

Exámenes Comunes: Su veterinario lo pondrá a prueba para el gusano del corazón, la enfermedad de Lyme y otras pruebas de sangre, incluyendo los de la diabetes, enfermedad renal, y problemas hormonales.

Vacunas: Su veterinario le dará a su perro cualquier vacuna necesaria.

Medicamentos: Su veterinario le sugerirá los medicamentos necesarios.

Visitas por un problema específico. Chequeo rápido: Su veterinario le hará una exhaustiva revisión de nuevo para identificar el problema y revisar los signos vitales de su perro.
Encontrar la solución: Lo más probable es que su veterinario tenga una rápida solución para enfermedades comunes como la diarrea o un esguince de tobillo. Si no lo hace, debe consultar con cualquier otro veterinario que esté en la clínica y llamar a un especialista.

Vacunas. Las vacunas para cachorros (más de seis a dieciséis semanas de edad):
Esenciales: parvovirus, hepatitis, moquillo, la rabia (en un año)
No Esenciales: Enfermedad respiratoria de adenovirus canino-2 (CAV-2), para influenza, bordetella, leptospirosis, coronavirus, Lyme.

Vacunas para perros (anual): Las vacunas del perro: Moquillo, Hepatitis, Parvovirus, Rabia (algunos veterinarios ofrecen tres vacunas anuales), Lyme (por lo general dos veces al año)

¿Qué vacunas son realmente necesarias? Sin mencionar el listado de las vacunas esenciales para perros, sólo se requiere la vacuna contra la rabia y la vacuna para la Bordetella, que generalmente es aplicada cuando llevamos nuestra mascota a alguna perrera.

Vacunar a los cachorros siempre es un paso recomendable, pero hay quienes sienten que al vacunarlos están destruyendo su sistema inmunológico. Del mismo modo, algunos veterinarios plantean que el sistema inmunológico produce anticuerpos gracias a la vacunación,  y que por lo tanto las vacunas anuales, excepto la de rabia, no son necesarias.

Actualmente el cuidado veterinario de las mascotas se ha vuelto muy avanzado y en parte esto se debe a su creciente participación en la vida de nuestros perros. Una vez que encuentre un buen veterinario, será más fácil para mantener la salud de su perro. No obstante recuerda que una buena nutrición, la práctica de ejercicios y un buen hogar son igual de importantes. La salud de su perro está en sus manos.

Conozca a su veterinario. La elección de un veterinario es una de las decisiones más importantes que el dueño de una mascota debe hacer, pues hay una serie de cosas a tener en cuenta para elegir un centro de atención veterinaria o al veterinario que mejor nos conviene.

Cada mascota necesita de buenos cuidados generales por parte de un veterinario y algunas requieren uno o más veterinarios especializados. Ejemplos de especialidades veterinarias incluyen: cuidado de animales exóticos o de una especie en particular, la atención integral, la atención osteopática, oftalmología, anestesiología, toxicología, oncología, el conductismo, la nutrición, la medicina deportiva, medicina de emergencia, dermatología, odontología, entre otras.

Si usted no puede pagar una clínica veterinaria, a veces hay opciones más económicas a través de un albergue de animales local o grupos de rescate animal. Con el aumento de los costos de la atención médica hacia el animal doméstico, han surgido varios tipos de seguros para mascotas. También realizar búsquedas en la web puede ser útil para determinar la mejor opción veterinaria.

En su área puede haber varios centros de atención y hospitales veterinarios, hable con sus compañeros de trabajo, amigos y familiares que sean dueños de animales domésticos, así como con profesionales de confianza (entrenadores, peluqueros, operadores de residencias caninas, cuidadores de mascotas o propietarios de tiendas de mascotas) y pida recomendaciones, por ejemplo, ¿Qué veterinario atiende a su mascota y por qué?

Ponga a prueba a su veterinario. Al elegir un veterinario, estamos contratando a un profesional. Póngalo a prueba! Le sugiero utilizar el siguiente cuestionario para empezar a evaluar quién puede ser un veterinario potencial o para quedar satisfecho con su veterinario actual. Este marco contiene una guía de preguntas para verificar si el profesional se ajusta a sus criterios y necesidades, y servirá como una herramienta de evaluación aún más eficaz cuando se complemente con sus propias preguntas e inquietudes.

Costo

¿Cómo comparar los precios que demandan los veterinarios en la ciudad?

  • Los veterinarios especializados pueden cobrar mucho más que los veterinarios de cuidados generales.
  • Llame a las oficinas locales de veterinarios y solicite los precios de visita al consultorio. Examine y utilice sus respuestas para determinar una tasa de referencia en la zona.

Ética. La ética empresarial: Verifique, en caso de ser posible, si existe o no un registro de quejas hacia el centro donde radica su veterinario.

Asociaciones profesionales: ¿Es su veterinario un miembro de alguna organización profesional?

Servicios

  • ¿Está la institución limpia y cómoda?
  • ¿Están disponibles servicios tales como aseo personal, recorte de uñas y limpieza dental?
    ¿Ofrecen embarque?
  • ¿Ofrecen citas los fines de semana o en las noches?
  • ¿Ofrecen servicios de emergencia en las noches, fines de semana y días festivos? Si no, ¿a quién se dirigen los clientes para la atención de emergencia?
  • ¿Algunas pruebas como análisis de sangre, radiografías y ultrasonidos son realizados en la propia instalación o son arrendadas a otras clínicas?

Relación Facilidades / Conveniencia

  • ¿Cuál es el tiempo promedio de espera para una cita?
  • ¿Qué tan cerca radica la consulta de su hogar?
  • ¿Es fácil encontrar una plaza de aparcamiento?
  • ¿Está la institución limpia y bien iluminada?

Las necesidades de su mascota

  • ¿Cuánta experiencia tiene su veterinario con las necesidades especiales de su mascota?
  • ¿Cuántos casos similares atiende por año?

Si su veterinario no tiene experiencia frente a las necesidades particulares de su mascota, ¿lo remite a un especialista y trabaja con ese especialista en un plan de salud personalizado?
¿Es su veterinario un miembro de alguna asociación de medicina veterinaria dedicada específicamente a las necesidades de su mascota o al plan de salud?

Si estás interesado en la medicina alternativa, los protocolos de vacunación limitados, las dietas preparadas en casa para perros, etc., ¿su veterinario trabaja de conjunto con usted para incorporar estas prioridades en el plan de bienestar de tu mascota?

Personal

  • ¿Cuántos veterinarios integran el equipo de trabajo?
  • ¿El personal del consultorio es amigable… al hablar por teléfono o en persona?
  • ¿Los técnicos veterinarios son amigables contigo y con las mascotas? ¿Son gentiles al manipular a los animales, sobre todo con aquellos que son miedosos? ¿Escuchan sus preocupaciones, parecen bien informados y ofrecen información útil? Encontrar un veterinario que se relacione bien con el dueño es tan importante como encontrar uno que funcione bien con su mascota. Durante una consulta médica, el dueño está a menudo tan nervioso como el animal, incluso más
  • ¿El personal se encuentra profesionalmente vestido?
  • ¿Ellos responden a sus preguntas con paciencia, cuidadosamente y a fondo, o la atención es apurada y deficiente por atender al próximo cliente?

Entender el comportamiento animal. Para muchas mascotas, ir a la consulta del veterinario es una experiencia estresante y aterradora. Un personal desinformado acerca del comportamiento animal puede agravar el problema. La sociedad líder para los conductistas veterinarios (AVSAB) recomienda la socialización temprana, técnicas de entrenamiento de refuerzo positivo, y advierte en contra de la promoción de la “teoría de la dominación” tan anticuada para la modificación del comportamiento de los perros.

Si su perro siente miedo de ir al veterinario, un conductista veterinario o un entrenador debe ser capaz de convertir estas visitas y los procedimientos de entrenamiento en actividades mucho más agradables y menos estresante para su mascota. Lleve consigo una variedad de golosinas sabrosas y especiales, así como algún juguete de su preferencia, de esta forma logrará que su mascota se sienta libre y confiada en presencia del veterinario.   Si su mascota está demasiado estresada para comer en el veterinario, un entrenador o conductista debe ser capaz de ayudarle a ejercitar un programa de desensibilización y contracondicionamiento.

¿Su veterinario pasó la prueba? Si ya consiguió al veterinario que buscaba, enhorabuena!, pero si no es así, la búsqueda continúa, no se desanime. Para el dueño de una mascota encontrar al veterinario indicado es como buscar un tesoro, por tanto las recompensas al final de la búsqueda son motivo de bienestar para usted y especialmente para esos queridos y peludos integrantes de la familia.

Calendario de vacunación. El tiempo, la frecuencia y los componentes de las vacunas que deben recibir los perros es un tema que genera polémica, sin embargo, la mayoría de los veterinarios coinciden en que los perros no necesitan vacunación durante 0-7 semanas, 21-24 semanas y a los seis meses.

El consenso general en este momento es que los perros deben recibir DHPPs (moquillo, hepatitis, parainfluenza y parvovirus) cada 3-4 semanas, a partir de las 6-8 semanas de edad y termina alrededor de las 14-16 semanas de edad. Esto básicamente se reduce a 8, 12, y 16 semanas. DHPP debe administrarse de nuevo al año y luego cada 3 años.
La vacuna para la Bordetella es opcional y debe basarse en el estilo de vida de la mascota. Algunos veterinarios piensan que la vacuna para la Bordetella debe administrarse cada 6 meses, otros opinan que cada 12 meses.

La vacuna contra la Leptospirosis causa mucha controversia. La Leptospirosis puede extenderse a las personas y se hace cada vez más frecuente, de ahí que muchos veterinarios recomienden que se le suministre a los cachorros como una de las vacunas principales y se re-administre cada año. Este es un cambio notable desde hace unos meses, cuando muchos veterinarios pensaban que esta vacuna era muy riesgosa debido al  aumento de las reacciones adversas provocadas en las mascotas.

Algunos lugares requieren que se administre anualmente la vacuna contra la rabia, mientras que otros requieren que esto se haga cada tres años, para mayor información asegúrese de consultar con su veterinario.

Esta entrada fue publicada en Veterinario, vacunación y etiquetada . Guarda el enlace permanente.