La FDA advierte contra los huesos cocidos para perros

La pareja estereotipada de un perro feliz con un hueso grande y viejo pronto podría ser historia si suficiente gente presta atención a una reciente advertencia de la FDA sobre el peligro de los huesos.

Al principio, la idea de una advertencia de la Agencia Federal acerca de algo que ha estado ocurriendo desde hace al menos 15.000 años parecía ridícula, una afrenta a una de las asociaciones más antiguas que conoce la humanidad. Pero se había escrito recientemente sobre los peligros aparentes de huesos de jamón ahumado, y se había oído hablar de un par de casos en el último mes donde los perros tenían en mal estado sus intestinos por fragmentos de hueso cocido.

Si los problemas que la FDA describe son verdad, entonces es una buena idea educar al público. La cuestión no es la prohibición de los huesos, sino escoger un pedazo de carne y hueso adecuado. La FDA advierte:

“La idea de que los perros mastiquen huesos es muy popular. Sin embargo, es una práctica peligrosa y puede causar lesiones graves a su mascota. Algunas personas piensan que es seguro dar a los perros huesos grandes, como los de un jamón o un asado”, dice Carmela Stamper, DVM, veterinario en el Centro de Medicina Veterinaria de la Administración de Alimentos y Drogas. “Los huesos no son seguros sin importar su tamaño. Dar a su perro un hueso puede hacer a su mascota a un candidato para un viaje a la oficina del veterinario, por cirugía de emergencia o incluso la muerte. Asegúrese de tirar los huesos de su propia comida de manera que su perro no puede llegar a ellos”, añade Stamper, quien sugiere sacar la basura de inmediato o poner los huesos en alto y fuera del alcance de la mascota,  y prestar atención a lo que olfatea su perro cuando camina por el barrio, debe alejarse de los objetos tirados en el pasto”.

This entry was posted in Venenos y peligros and tagged . Bookmark the permalink.