¿Los akitas son agresivos?

akitaEl akita, un perro de origen japonés, es una raza de trabajo que se distingue por su lealtad, valentía y fortaleza corporal. Es tranquilo, excepto para advertir a los intrusos, lo que lo convierte en un perro guardián por naturaleza. Estos perros tienen un rasgo agresivo que los japoneses trataron de diseminar.

Agresivo
Los akitas tienen un gen agresivo, que puede ser difícil o incluso imposible de cambiar. Su temperamento puede cambiar de juguetón a agresivo en un momento. Así pues, nunca dejes a los niños pequeños y otros animales solos con uno. Si deseas un hogar seguro y pacífico, lleve a su mascota a clases de obediencia y entrénala para frenar su carácter fuerte y agresivo. Dichas clases te enseñan a ganar y mantener tu posición como líder de la manada.

Fuerza de voluntad
Debido a que estos son perros de carácter fuerte y propensos a la agresión, es importante que se moldeen durante las primeras semanas de vida. Los criadores responsables socializan a los akitas con personas y otros animales, algo que se debe mantener a lo largo de su vida. La esterilización y castración puede ayudar a socializar a un perro agresivo, de conjunto con el entrenamiento de la obediencia y competiciones deportivas donde se ponga a prueba tu habilidad como líder, ya que si no le demuestras bien tu papel, tu perro tomará ese rol, lo que es una función natural para él.

El chico duro
Son pocos, si existen, los akitas tímidos o solitarios. Aunque pueden ser amables y abiertos con otros perros conocidos, la mayoría de ellos nunca confían en otro perro, incluso un amigo cachorro. Por ejemplo un akita no es el tipo de perro para llevar a un parque para perros. Nunca debe estar sin correa con otros perros alrededor.

No es para todo el mundo
Es mejor tener un poco de experiencia con los perros antes de conseguir un akita. Esta raza dura puede ser difícil de manejar para un dueño inexperto. Aunque pueden parecer lindos y tiernos cuando son cachorros, necesitan ser entrenados y criados para ser amigables, sociables y aceptar a los extraños. Los animales pequeños, tales como gatos y perros pequeños, pueden llegar a ser presas para los akitas.

Perros guardianes
los akitas poseen un instinto natural como perros guardianes. Protegen tu propiedad contra los intrusos, pero también son territoriales y no le dan la bienvenida a casa a menos que estés presente. Si tu akita pasa tiempo en un patio cercado, asegura la puerta con candado para mantener a las personas fuera. Si un niño entra al patio para recuperar una pelota que accidentalmente arrojó allí, el akita podría lastimarlo.

Los desencadenantes de la agresividad
Es peligroso bajar al nivel de la cara del Akita y mirarlo. Ellos interpretan esto como una agresión de tu parte y van a reaccionar de forma agresiva hacia atrás. Te pondrán a prueba por la posición dominante en tu hogar, pero esto se puede corregir mediante el entrenamiento constante. Nunca actúes agresivamente hacia un akita ni abuses de él, esto solo podría volverlo más ofensivo. Trátalo con respeto y es posible que desarrollen un vínculo estrecho.

Esta entrada fue publicada en De la raza, Socialización y agresión. Guarda el enlace permanente.